Inicio Deportes YA

Fanáticos del béisbol se vuelcan al Estadio Nacional Dennis Martínez

220

La pasión por el béisbol y el entusiasmo por estar en el primer juego realizado en el Estadio Nacional Dennis Martínez, movió a los fanáticos no sólo de Managua, sino de los departamentos de toda Nicaragua.

A partir de las 3 de la tarde en las afueras del coloso deportivo la afluencia de personas empezó a concurrir para estar sentadas en sus butacas y esperar el tan anhelado primer encuentro de béisbol entre la Azul y Blanco y la Selección de China Taiwán.

A niños, jóvenes y adultos se les podía observar con su indumentaria deportiva portando los colores azul y blanco, identidad de nuestro pueblo nicaragüense. Desde camisetas, camisas, cintillos y la misma Bandera Nacional, eran portados por los fanáticos que acudieron al Estadio Nacional Dennis Martínez.

“Me siento muy alegre y contento porque esto es algo que queríamos para nuestro país. Para nosotros como juventud es realmente emocionante”, expresó el joven Manuel Medrano.

“Y gracias a este Gobierno que tenemos ahorita de unidad, contamos con este sitio majestuoso, realmente grande”, agregó.

Don Juan Francisco Medrano también acompañaba a Manuel, ellos llegaron desde el municipio de Santa Teresa, Carazo y están desde las 10 de la mañana en la capital para asistir al primer juego de la Serie Inaugural del Estadio Nacional.

“Para nosotros es de gran emoción, porque desde el 48 que se vivió esto, a mis de 62 años, es la última mega estructura que voy a ver”, dijo Juan Francisco.

“Es un sueño hecho realidad, gracias a este Gobierno que realmente está impulsando el deporte, que es lo más importante, satisfacción total”, destacó.

El aficionado Juan Antonio Hunter, vino desde Matagalpa y expresó que este estadio históricamente había sido esperado y más en honor a Dennis Martínez, que es un gran beisbolista de Nicaragua.

“Me siento contentísima, porque venir a este Estadio es lo más bonito que me ha pasado, siempre iba al otro, pero ahora vamos a venir a este”, indicó Rosibel Blandón.