Devotos de Santo Domingo reafirman su fe con improvisado recorrido de la diminuta imagen

Más Leídas

Pese a los tiempos en que se vive en el mundo por el Coronavirus, las familias devotas a Minguito, Patrono de los Managua, realizaron el tradicional recorrido a primeras horas de este Primero de Agosto.

Santo Domingo de Guzmán

Los feligreses salieron de la iglesia de Las Sierritas de Santo Domingo hasta la iglesia que lleva su mismo nombre aquí en Managua.

-Publicidad-

Las familias improvisaron réplicas de Santo Domingo las que adornaron con flores y acompañados de chicheros bailaron a su patrono por otro año más en cumplirle sus peticiones.

Algunos caminantes se pintaron de negro, rojo, simulando los diablitos, mientras otros devotos se vistieron con trajes de folklor y vacas culonas.

Durante el recorrido los promesantes siguieron las recomendaciones del Ministerio de Salud, usando mascarillas y guardando la distancia.

Las autoridades de la Alcaldía de Managua realizaron este 31 de julio un Festival de Fe, Cultura y Tradición virtual, saludando las fiestas patronales de Santo Domingo.

Historia

La historia relata que  hace 134 años, en esa zona de Managua conocida como Las Sierritas, un campesino de nombre Vicente Aburto limpiaba un terreno cuando, en el hueco de un árbol quemado, encontró una pequeñita estatua de algún santo de la tradición católica.

Pronto la familia y vecinos de Aburto se congregaron asombrados a observar la estatuita, y decidieron viajar a la ciudad en busca de un sacerdote que pudiera decirles de qué santo se trataba.

En una iglesia inexistente actualmente, ubicada cerca del centro viejo, el sacerdote local les comentó que se trataba de una imagen de Santo Domingo de Guzmán, y junto con él decidieron dejar la estatua en la iglesia.

Tras volver a Las Sierritas, la gente de Aburto se encontró con una sorpresa inimaginable.

La estatuita estaba en el mismo sitio donde había sido encontrada. Sorprendidos, volvieron donde el padre a relatar el suceso. Éste, incrédulo, les comentó que era imposible, pues la estatua seguía en la iglesia. Pero la imagen ya no estaba.

El hecho misterioso llevó a considerar que el santito quería permanecer en Las Sierritas, por lo que se propuso a sus visitantes que construyeran una ermita, en el sitio del descubrimiento, y que cada año trajeran a Santo Domingo con bailes y alegría a visitar Managua del Primero al 10 de Agosto.

Nuestras Noticias