Vigilante decide acabar con su vida en una finca de Carazo

Más Leídas

De un escopetazo se quitó la vida un guarda de seguridad de apellidos Baltodano Cortez, de 51 años, en una finca rural del municipio de San Marcos, en el departamento de Carazo.

Lugareños informaron que la mañana de este martes escucharon un disparo y al salir a revisar que pasaba, encontraron sin vida al vigilante en los terrenos de la finca Los Brasilitos, la cual resguardaba.

El médico forense de Carazo, Sergio Cano, detalló que el vigilante quedó con el cráneo destruido a causa del disparo que se asestó con una escopeta calibre 12, que ocupaba para cuidar la finca.

Conocidos manifestaron que el hombre andaba deprimido por supuestos problemas sentimentales, situación que lo empujó a las garras del suicidio.

El cuerpo fue entregado a sus familiares para darle cristiana sepultura.

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Artículos recientes