Los peligros del azúcar añadido: Cómo afecta al corazón y la salud

El consumo excesivo de azúcar añadido es un tema de sumo interés en la salud pública, vinculado no solo con la obesidad y la diabetes, sino también con un aumento en el riesgo de enfermedades cardiovasculares y mortalidad asociada.

Los últimos estudios acentúan la gravedad de esta situación y reafirman la necesidad de moderar la ingesta de azúcares añadidos en nuestra dieta diaria.

El impacto cardíaco del azúcar: Datos alarmantes

Recientes investigaciones, incluyendo un estudio destacado en JAMA Internal Medicine, han establecido un vínculo directo entre la cantidad de azúcar añadido en la dieta y el riesgo de enfermedades cardíacas.

El doctor Quanhe Yang, autor principal del estudio, señala que el riesgo de mortalidad por enfermedades del corazón aumenta significativamente con el alto consumo de azúcar añadido.

En Estados Unidos, el consumo de azúcares añadidos entre 2005 y 2010 representó un promedio del 15% de la ingesta calórica diaria, lo que equivale a aproximadamente 300 calorías al día.

Esta cifra supera con creces las recomendaciones de la Asociación Americana del Corazón, que sugiere limitar el consumo a 100 calorías diarias para mujeres y 150 calorías para hombres.

Fuentes comunes de azúcar añadido

Productos como bizcochos, galletas, helados, chocolates, refrescos, zumos, y bebidas energéticas constituyen las fuentes principales de azúcar añadido, y su consumo habitual contribuye al exceso de azúcar en la dieta.

Según los datos obtenidos, aquellas personas cuya ingesta de azúcar añadido supera el 21% del total de calorías diarias duplican el riesgo de muerte por problemas cardíacos en comparación con aquellos que consumen menos del 10%.

Investigaciones recientes apuntan a que el azúcar añadido no solo es un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, sino que también influye en el envejecimiento celular y puede afectar la función cognitiva.

Además, estudios han relacionado el alto consumo de azúcar con inflamación crónica, un precursor conocido de diversas enfermedades crónicas.

¿Qué Hacer?

Es imperativo tomar conciencia sobre la cantidad de azúcar añadido en los alimentos y bebidas que consumimos. Optar por dietas ricas en nutrientes, con un bajo contenido de azúcares añadidos, puede tener un impacto positivo en la salud cardiovascular y general.

La Nueva Radio YA en Google News

Si te gustó, comparte

Más Noticias

Más Leídas

Noticias ContraReloj con Cristhian Medina