¿Por qué los hombres suelen dormirse después del acto?

Aunque puede parecer un comportamiento peculiar, no es raro que muchos hombres sientan la necesidad de dormir después de mantener relaciones íntimas con su pareja.

A pesar de que este comportamiento ha sido objeto de numerosos chistes y bromas a lo largo de la historia, existe una explicación científica detrás de esta tendencia. En esta nota, desentrañamos este misterio y desmitificamos las razones detrás del sueño post-coital.

1. Liberación de químicos cerebrales

Después del orgasmo, el cerebro libera una mezcla de químicos, incluyendo la oxitocina y la prolactina. La oxitocina, a menudo referida como la “hormona del amor”, promueve el sentimiento de conexión y apego. Simultáneamente, la prolactina está relacionada con la sensación de satisfacción y relajación. Estos químicos actúan como un cóctel sedante natural, llevando a muchos hombres a sentir somnolencia.

2. Gasto energético

El acto sexual es una actividad física que requiere energía. Durante el coito, el cuerpo utiliza energía almacenada, lo que puede conducir a la fatiga, especialmente si la actividad es intensa o prolongada.

3. Reducción del estrés

El sexo es conocido por ser un excelente reducidor del estrés. La liberación del estrés, combinada con la liberación de endorfinas (las hormonas del bienestar), crea un estado post-coital de relajación que es propicio para el sueño.

4. Función evolutiva

Algunos científicos teorizan que este comportamiento tiene raíces evolutivas. El sueño post-coital podría haber servido como una forma de mantener al hombre cerca de su pareja, fortaleciendo así el vínculo entre ambos y aumentando las probabilidades de éxito reproductivo.

Es importante señalar que no todos los hombres experimentan somnolencia después del sexo y que no siempre sucederá después de cada acto.

También es esencial recordar que la comunicación con la pareja es clave. Si uno de los dos siente que esta tendencia interfiere con su conexión post-coital, es vital hablar al respecto y encontrar maneras de garantizar que ambos se sientan satisfechos y conectados después del acto.

En resumen, la propensión de los hombres a dormirse después de mantener relaciones íntimas es completamente natural y tiene bases científicas sólidas.

En lugar de considerarlo como un tabú o un motivo de burla, podemos abordarlo con comprensión y curiosidad, apreciando la fascinante manera en que nuestros cuerpos y cerebros responden a la intimidad.

La Nueva Radio YA en Google News

Más Noticias

Más Leídas

Noticias ContraReloj con Cristhian Medina