Parroquiano fue asesinado de un silletazo en la cabeza en una licorería en Jinotega

El joven Johnny Herrera Montoya, de 28 años de edad, murió a causa de un trauma craneal severo luego que un sujeto desconocido lo agredió con una silla de madera en el municipio de San José de Bocay, Jinotega.

Los informes detallan que el hecho de sangre ocurrió la tarde de ayer domingo cuando Johnny estaba en la licorería Las Vegas, propiedad de la señora Rosibel Herrera, ubicada en la comunidad Runflín, en la microrregión de Ayapal.

Personas que estaban en el local indicaron que Johnny estaba de espaldas cuando el desconocido le dio repentinamente el silletazo en la cabeza, que le causó la muerte poco tiempo después.

Familiares dijeron que Johnny Herrera era una persona sana y que no tenía problemas con nadie, por lo que les extraña que haya tenido una muerte tan cruel a manos de un sujeto no identificado.

Los dolientes interpusieron la denuncia del homicidio ante las autoridades policiales con la esperanza de que se identifique y se castigue al criminal.

La Nueva Radio YA en Google News

Más Noticias

Más Leídas

Noticias ContraReloj con Cristhian Medina