Oriente Medio, la guerra que viene

Primero corta la electricidad y el agua e impide la entrada de alimentos y de personal médico de la ONU. Luego indica la salida al sur de Gaza para los civiles, salvo para bombardearla en cuanto se pongan en marcha.

La “única democracia de Oriente Próximo” dispara contra los civiles que huyen. Quiere lavar con sangre la vergüenza militar que ha sufrido y hace caso omiso del llamamiento de todos los organismos internacionales que apoyan el derecho a la defensa, pero no a tomar represalias contra civiles, en contra del derecho internacional humanitario.

Incluso la OMS ataca las decisiones de Israel sobre el traslado de 22 hospitales: sencillamente imposible, todos los pacientes morirán. Israel saca su ética y su virtud militar en un horror.

Falso cuento de las bombas para golpear a los terroristas: Hamás los espera en los búnkeres. Los civiles palestinos son el verdadero objetivo de la artillería y la aviación judías. Aterrorizar hoy y robar las tierras de los que se vayan mañana, para continuar, sin cesar, la expansión colonial israelí sobre los territorios palestinos.

Es una operación de sustitución étnica, no antiterrorista. Los que se vayan de Gaza no volverán jamás. Este es el significado profundo de las represalias israelíes: matar para ocupar mejor. Y no tiene nada que ver con Hamás y el terrorismo: hizo lo mismo antes de 2007, cuando gobernaba Al Fatah (OLP), a la que también calificó de terrorista.

Más de trescientos mil soldados, equipados con dispositivos de alta tecnología, están concentrados listos para lanzar el ataque final contra Gaza que tendrá lugar en las próximas horas. Mientras escribo esto, aún no está claro cuándo y, teniendo todo en cuenta, ni siquiera si lo estará.

Pero este número abrumador de soldados deja inevitablemente al descubierto otras zonas de Israel y podría resultar un problema en caso de que Tsahal fuera atacada desde varios flancos, es decir, si también lo fuera por Siria y Líbano, país este último cansado de recibir bombas israelíes desde hace cinco días.

Por eso, tras el portaaviones estadounidense Ford viene el Eisenhower, para atacar Líbano y Siria con el pretexto de proteger a Israel y por temor a una implicación iraní. Mientras tanto, la embajada de Estados Unidos ofrece la salida de Haifa a los estadounidenses que se encuentran en Israel, lo que confirma que nadie cree en una guerra relámpago sin consecuencias para el Estado judío.

La anunciada invasión terrestre se retrasa: no por razones humanitarias, sino porque no existe el consenso internacional necesario y también porque el coste en vidas humanas que pagarían los soldados de Tel Aviv al entrar en Gaza con infantería sería elevado.

De ahí los llamamientos a la población para que se dirija hacia Egipto: Gaza llena de gente significa, para Israel, Gaza llena de trampas militares. Ven el descenso de tropas sobre el terreno como el mayor peligro y no es casualidad que lo precedan de bombardeos masivos dirigidos a la destrucción y el terror, con la esperanza de minimizar la resistencia cuando se trate de luchar metro a metro y donde los misiles balísticos y la artillería serán de poca utilidad.

Cómo salir de esta tenaza de horror y barbarie no es fácil. Se dibujan escenarios nada tranquilizadores sobre la duración de la guerra y su posible extensión a otros territorios. Qatar anuncia la suspensión del suministro de gas a todos si no se rompe el asedio a Gaza, Hezbolá dice estar dispuesto a acudir en ayuda de los palestinos y el propio Irán – así lo afirman fuentes anónimas de la ONU – ha advertido al Secretario General de que si Gaza es invadida Teherán intervendrá. Si esto ocurriera, la Tercera Guerra Mundial dejaría de ser un fantasma para convertirse en una trágica inminencia.

Israel debe haberse dado cuenta de que no puede hacer lo que quiere en el momento que quiere. Lo que le espera es mucho más que una organización palestina. Además, la opinión pública internacional ve con buenos ojos la causa palestina y los organismos internacionales no están dispuestos a guardar silencio sobre las modalidades del conflicto. A la condena a Hamás, suceden advertencias y cautelas para Israel.

En el Occidente colectivo, las valoraciones difieren, y aunque se profesa toda la solidaridad posible para Israel, nadie aparte de Estados Unidos habla de ayuda militar y surgen las distancias.

No bastan las locuras dictatoriales de Francia y Gran Bretaña que, “maestros de la democracia”, definen como terrorismo cualquier postura a favor de los palestinos, señalando incluso como delito la exhibición de su bandera. Extraño concepto de democracia de quienes exigen a los gobiernos del resto del mundo tolerancia con las opiniones disidentes.

Es imposible comprender ahora las consecuencias de esta guerra, pero por ahora puede decirse que todas son negativas para Occidente. La primera víctima geopolítica de esta guerra es precisamente el acuerdo entre Arabia Saudí e Israel, cuyo objetivo era el reconocimiento formal del Estado de Israel por parte de un Estado árabe. Lo cual, desde un punto de vista simbólico, tenía una importancia histórica.

Los jugadores de un juego amañado

Estados Unidos quería consolidar su liderazgo político y militar sobre Oriente Próximo y el Golfo Pérsico mediante un acuerdo entre sus principales aliados en la región. Precisamente al potenciar un acuerdo entre árabes y judíos, Biden pretendía revigorizar el papel estadounidense que desde Camp David hasta Oslo señala a Washington como actor ineludible de la paz, ocultando la verdadera historia; la que habla de guerras y ocupaciones militares llevadas a cabo principalmente para salvaguardar los intereses estadounidenses en una de las zonas estratégicamente más importantes del mundo.

Hoy, sin embargo, ese acuerdo parece difícil incluso de imaginar, de momento es un acuerdo congelado. ¿Por cuánto tiempo? La forma en que Israel lleve a cabo su nueva aventura militar en Gaza y los territorios circundantes lo determinará.

La dificultad de seguir adelante con el acuerdo reside en Riad, que como custodio de los lugares santos del islam es la referencia histórica y religiosa de todo el islam suní. Sin embargo, la monarquía wahabí, aunque interesada en el acuerdo, no puede permitirse el lujo de ignorar la indignación general del mundo árabe por el genocidio de los palestinos.

La parte subyacente del acuerdo era el aislamiento de Irán. Arabia Saudí, aunque gracias a la mediación china, ha restablecido relaciones diplomáticas con Teherán y, aunque comparte posición en los BRICS, tiene en Irán al país-líder de los chiíes, es decir, de una gran parte del mundo musulmán hostil a los suníes.

El escenario de Arabia Saudí es diferente, ya que su relación con Washington se ve afectada por la reducción del papel estratégico estadounidense en Oriente Medio y la zona del Golfo, concomitante con la victoria de Moscú en Siria y el crecimiento del papel de Irán. Dos factores que han llevado a MBS a trabajar con sus aliados históricos con una maniobra de consolidación, pero la ronda histórica en curso en las dos regiones no parece garantizar su eficacia.

Israel tiene en Irán la mayor amenaza para su papel de potencia regional y su política expansiva en detrimento de palestinos, sirios y libaneses. Aunque está equipado con bombas atómicas, es consciente de que su territorio es tan pequeño que incluso las armas nucleares tácticas de alcance limitado bastarían para destruirlo. Y aunque cree tener el mejor sistema de defensa, sabe perfectamente que basta con que un solo artefacto traspase las defensas para que el daño sea letal.

Pero, sobre todo, a Israel le interesa el aislamiento de Irán por el papel protagonista que desempeña con Hezbolá en Líbano, Hamás en Gaza y los Hermanos Musulmanes en Egipto, así como por su amistad con el gobierno sirio. Su creciente peso militar pone en peligro la política colonial de Tel Aviv, que además sigue ocupando ilegalmente el Sinaí egipcio y los Altos del Golán sirios.

Estados Unidos, Arabia Saudí e Israel tienen intereses comunes en limitar el papel y el poder de Teherán. Para Estados Unidos es una amenaza política y estratégica, para Arabia Saudí es política, religiosa y comercial, para Israel es militar y estratégica. Ven a Irán disminuido, agotado por las sanciones, preso de crisis políticas internas. Esto no es así en absoluto.

El papel de Irán en el tablero internacional es cada vez mayor, sus excelentes relaciones económicas con China (con la que comercia en las respectivas monedas nacionales) y su entendimiento económico, político y militar con Rusia han ampliado su alcance. Con los propios Estados Unidos se ha producido un proceso de distensión parcial, materializado en el intercambio de prisioneros estadounidenses y la liberación de 6,000 millones de dólares congelados debido a las sanciones estadounidenses.

Ser considerado el hinterland financiero, político y militar de Hamás no es un problema para Teherán; al contrario, le permite presentarse ante las masas árabes con el aura de luchadores irreductibles (junto con Siria) por “la causa principal” (como la llamaba Gadafi) de los pueblos árabes y hoy representa a las instancias más radicales de la población árabe y persa.

El único camino es cambiar de camino

Lo que Occidente necesitaría es un plan para implicar progresivamente a Irán en un proceso de pacificación de toda la región. El peso y la influencia de Teherán no permiten acuerdos regionales sin su participación. No es tema ideológico, es realismo político.

La dominación israelí-estadounidense es a la vez causa y efecto de la desestabilización permanente que convierte una tierra de cultura milenaria y recursos estratégicos en una zona de guerra desolada e inhumana. Pensar en dominar por la fuerza durante otras décadas es una piadosa ilusión que puede costar muy cara.

Como es evidente desde 1967, la solución a la cuestión palestina era y sigue siendo la negociación política. No hay posibilidad por parte palestina de prevalecer en una confrontación militar directa con Israel, pero tampoco de expulsar a los palestinos de su tierra. El propio Hamás es consciente de ello y declaró en 2017 que solo aceptaría la creación de un Estado palestino en el territorio de Gaza y Cisjordania (lo que supone un reconocimiento implícito de Israel).

Un posible acuerdo no cambiará los odios cruzados, y por parte palestina es comprensible, dado que les han robado su tierra, sus derechos, su identidad y su futuro, y que el precio de sangre pagado por su supervivencia les asigna con razón la definición de pueblo heroico.

Pero los héroes no temen las palabras de paz, son los matones quienes temen incluso su sonido.

La Nueva Radio YA en Google News
¿Qué Opinas?