Felícita Zeledón, la sandinista que advirtió tragedia del Casita, pero fue tildada de “loca” por liberales

Más Leídas

A 21 años del deslave del Volcán Casita, que provocó la muerte de unas 3 mil personas, Nicaragua recuerda con mucho cariño y admiración a la Mujer Sandinista y maestra de profesión Felícita Zeledón.

Felicita Zeledón Rodríguez
Felicita Zeledón Rodríguez

-Publicidad-

Felícita fue la valiente alcaldesa de Posoltega, en Chinandega que alertó, pero nunca fue escuchada de la tragedia que podía presentarse, sino que al contrario fue tildada de “loca”, por los gobiernos neoliberales.

De manera insistente Felícita, advirtió a Arnoldo Alemán, presidente de esa época, que el huracán Mitch podría provocar una tragedia de grandes proporciones, pero éste se mostró totalmente indolente.

Leer también: Hace 21 años, indolencia neoliberal mató a 3 mil personas en derrumbe del Volcán Casita

Fue entonces que una avalancha de lodo, piedras y vegetación cayó sobre los habitantes de las comunidades Rolando Rodríguez y El Porvenir, provocando la desgracia.

Al ver la indiferencia del gobierno de turno, Felícita se comunicó directamente con el Comandante Daniel Ortega, de quien recibió total respaldo.

Deslave del Casita
Deslave del Casita

Felícita, no te encontrás sola, yo mañana mismo te voy a mandar un apoyo”, Y entonces ella nunca estuvo sola, a pesar que no estábamos en ese momento en el poder, el Frente Sandinista siempre estaba allí presente”, recordó la compañera Margarita Cortés, hija de Felícita Zeledón.

A 21 años del deslave del Volcán Casita y a 5 años de la muerte de la compañera Felícita, Nicaragua la recuerda como una Mujer Sandinista digna de admiración y respeto por su valentía y apoyo solidario a las familias de Chinandega.

Leer también:  Fallece compañera Felícita Zeledón 

“La valiente alcaldesa de Posoltega que avisó, que alertó y nunca fue escuchada de la tragedia que podía presentarse”, dijo Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua.

“En ese desastre que se pudo prevenir, murieron más de 3 mil hermanos y hermanas. Estamos celebrando misas, abrazándonos con sus familias y deseándonos todos que en estos tiempos mejores de previsión y atención cristiana y solidaria no vuelva a producirse ese descuido imperdonable, una tragedia como esa”, dijo Rosario Murillo.

“Alertas
Síguenos en Google News

Cuentos de Don Otto

El garrote del loco | Lencho Catarran

El garrote del loco | Lencho Catarran

Nuestras Noticias