EEUU, dos candidatos para un fracaso

El reciente anuncio de la candidatura de Joe Biden para un segundo mandato como presidente de Estados Unidos, ha suscitado dudas e incertidumbres, más que por su edad decididamente avanzada – tendrá 86 años al final de su segundo posible mandato – sobre todo por su estado de salud, especialmente mental, dados los preocupantes signos de los dos últimos años.

En el plano político, en lo que respecta al tema más candente en la esfera internacional, es probable que no haya ningún esfuerzo particular por parte de la Casa Blanca para poner fin a la guerra en Ucrania antes del otoño de 2024, siendo el conflicto contra Rusia y el apoyo sin cuartel a Kiev el elemento en el que más ha invertido hasta ahora la administración Biden.

Ucrania y la situación económica, con el cruce tan indicativo como peligroso del umbral de déficit público, serán el terreno en el que el octogenario presidente tendrá que medir su desafío con los republicanos.

Estados Unidos se enfrenta a una crisis económica de proporciones sin precedentes y el crecimiento en decimales no cubre el aumento de la deuda, su insostenibilidad en prospectiva e incluso la insuficiencia contable y administrativa en la gestión de la máquina pública.

Ucrania es sin duda el terreno en el que Biden busca reconfirmarse, tratando de solicitar la rusofobia del electorado estadounidense. En efecto, la guerra hecha a través de Kiev ha proporcionado a Estados Unidos varias satisfacciones.

Entre las principales están la de haber separado a Europa de Rusia, la de haber minado por completo las posibilidades de crecimiento de Europa, haber reducido al viejo continente a la subordinación energética a EEUU y la de haber logrado una nueva ampliación de la OTAN.

A pesar de esto, sin embargo, la predicción de Biden del colapso económico y político-militar de Rusia bajo la presión militar de la OTAN no se ha hecho realidad, sino todo lo contrario.

A día de hoy, a la espera de una contraofensiva ucraniana planeada desde hace meses pero que nunca ha comenzado (y es poco probable que comience de forma significativa), la situación sobre el terreno ve al ejército ruso firmemente presente en el 25% del territorio ucraniano.

Biden no interesado en un “alto el fuego” que permita a los ucranianos intentar reagruparse: su interés es mantener a Rusia en guerra, no salvar a Ucrania.

Razón de más para que le preocupe la iniciativa de mediación china: si tiene éxito, además de socavar el plan del entorno de Biden de convertir Ucrania en un nuevo Afganistán para Moscú, la mediación de Xi proyectaría el papel internacional de China y su líder a un nivel muy alto.

En consecuencia, reduciría automáticamente el papel de Estados Unidos como administrador del orden mundial, asestando así un nuevo golpe a la unipolaridad que Washington reclama para sí.

El juego de las primarias

El problema para Biden es que la campaña del Partido Republicano se centrará precisamente en la guerra de Ucrania, con argumentos sólidos tanto sobre el curso y los riesgos del propio conflicto como sobre las repercusiones económicas internas (desaceleración económica, inflación, debilitamiento del dólar).

Incluso dentro de su propio partido, Ucrania puede convertirse en un terreno resbaladizo para Biden y sus intereses familiares, porque abre la posibilidad teórica de un desafío desde la izquierda dentro del Partido Demócrata por parte de candidatos contrarios a la guerra.

No serían una amenaza para los dinosaurios demócratas, por supuesto: por ahora los dos únicos candidatos oficiales en las primarias demócratas son Marianne Williamson y Robert F. Kennedy Jr. Ambos proponen una agenda antisistema, pero es obvio que supondrán poca amenaza, ya que serán ignorados por los medios de comunicación y obstruidos por su propio partido.

De aquí a principios de 2024, habrá que ver si surge algún candidato con más peso, algo improbable pero no imposible dada las encuestas que muestran que la mayoría de los votantes demócratas no están nada entusiasmados con una segunda candidatura suya.

Trump, que en estos momentos parece el favorito para la nominación republicana, ya está, de hecho, pulsando este botón. Pero, en general, a los republicanos no les va mejor y parecen incapaces de recoger y capitalizar políticamente el descontento generalizado con la administración Biden.

El ex presidente aún tendrá que hacer frente a los diversos pleitos en los que está implicado, algunos de ellos de naturaleza política como la reciente acusación en Manhattan, aunque al menos en las primarias podrían incluso favorecerlo.

El rival más duro para él podría ser el gobernador de Florida Ron DeSantis, una especie de Trump con una imagen menos comprometida.

DeSantis – que de momento no ha anunciado oficialmente su candidatura – podría sufrir dificultades para superar a Trump en las primarias, pero podría tener más posibilidades contra Biden en la elección real.

Si llega a la conclusión de que Trump es imbatible, podría incluso renunciar para no quemarse y posponer la carrera presidencial para la próxima legislatura.

Algunos otros candidatos menores han entrado oficialmente en la carrera, pero la que tiene más visibilidad nacional es la ex gobernadora de Carolina del Sur y ex embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley.

Sus inclinaciones en política exterior son las tradicionales del establishment (pro-Israel, anti-Irán, enemiga acérrima de Pekín), pero no tiene prácticamente ninguna posibilidad de conseguir la nominación.

Si se produjera un nuevo enfrentamiento entre Biden y Trump, es probable que los demócratas convirtieran las elecciones en un referéndum contra Trump.

Intentarían desplazar el debate de Ucrania, la guerra y la economía, al peligro que Trump y su movimiento MAGA representan para la democracia. En ese momento quedará por ver quién de los dos será más impopular entre los votantes.

Quizá sea la resistencia de Trump como fuerza principal entre los republicanos lo que convenció a Biden para presentarse de nuevo. Está claro que el presidente no es capaz de liderar el país, y mucho menos de proyectar positivamente su papel internacional.

Pero, precisamente por eso, su reelección en la Casa Blanca sería una muy buena noticia para los hombres del estado profundo que dirigen su Administración: mantener otros cuatro años en la Casa Blanca a un hombre aquejado de demencia senil y completamente maleable garantizaría que seguiría controlando las decisiones de política exterior cuando el enfrentamiento con Rusia y China se recrudezca aún más (Trump es demasiado arriesgado en este sentido).

Es evidente cómo el cambio de guardia en la Casa Blanca modificaría las prioridades operativas, pero no el diseño estratégico estadounidense.

El choque con China se extendería a América Latina, donde Pekín ha penetrado de forma importante, y el lobby de la basura de Florida impulsaría una política estadounidense más agresiva, empujando hacia estrategias golpistas en un intento de derribar la mayor autonomía de los procesos económicos del continente que poco a poco acabaron con el Consenso de Washington.

Pero hay que decir que la vieja política de Trump de tener una buena relación con Moscú en función anti china sería hoy extremadamente difícil, tanto frente a los aliados a los que se les pidió que se suicidaran económica y políticamente para apoyar la guerra de EEUU en Ucrania, como frente a Rusia, que no olvidará la agresión de la OTAN hecha de intentos de golpes de Estado, ampliación de su aparato e intervención directa en el conflicto.

Después de todo, la presidencia de Trump no ha frenado en lo más mínimo el proceso de cerco de Moscú, ni ha contenido las operaciones de la CIA y el Pentágono en Ucrania, donde han construido el undécimo ejército del mundo y la base más importante para sus instalaciones de guerra bacteriológica.

Desde el punto de vista de las relaciones Washington-Moscú, por tanto, aunque el clima se vería afectado positivamente por la ausencia de la histeria ideológica de los demócratas, Moscú, en cualquier caso, difícilmente estaría dispuesto a confiar en acuerdos que no ofrezcan garantías absolutas para la seguridad rusa, lo que supondría el abandono sustancial de cualquier veleidad de Kiev en el tablero.

Por supuesto, Trump no tendría intereses familiares directos y definidos en el circuito corrupto y criminal que gobierna Kiev desde 2014, pero esto en sí mismo no bastaría para un cambio completo de marcha.

Trump pretendería aislar a Moscú de Pekín, pero Moscú difícilmente aceptaría un camino de mayor escalada de tensiones con China: su alianza estratégica con China forma parte de la nueva doctrina política internacional de Rusia, que, como el propio Lavrov ha confirmado en estas horas, ha optado por volver su mirada hacia Oriente y liderar el desafío por un Nuevo Orden Mundial Multilateral.

Los dos grandes partidos rusos, la Rusia Unida de Putin y el Partido Comunista de Ziuganov, que juntos suman más del 70% del electorado ruso, no tendrán segundas intenciones estratégicas, ni siquiera ante las noticias electorales estadounidenses.

En Moscú como en Pekín son conscientes tanto de la sustancial unidad de propósito de todo el establishment estadounidense como de su falta de fiabilidad política, que certifica su falta de proyección y su crisis de liderazgo nacional e internacional.

A fin de cuentas, el hecho de que probablemente tengamos un nuevo enfrentamiento entre Biden y Trump confirma el lamentable estado de la “democracia” estadounidense.

Si no se pudiera encontrar nada más presentable que ninguno de los dos, sería el síntoma más claro de un sistema más cerca del colapso que del éxito.

La Nueva Radio YA en Google News

Más Noticias

Más Leídas

Noticias ContraReloj con Cristhian Medina