Julia cobró la vida de al menos 50 personas en Venezuela, Panamá y Centroamérica

La tormenta tropical Julia se debilitaba este lunes en su avance por el Pacífico hacia Guatemala, después de dejar al menos 36 muertos en Venezuela, nueve en El Salvador, cuatro en Honduras y uno en Panamá.

En Venezuela, las 36 personas perdieron la vida a causa de un deslave en el lugar conocido como Las Tejerías, una región al centro de la nación bolivariana, en donde también se reportan 56 desaparecidos.

Las autoridades de El Salvador informaron que al menos nueve personas, entre estos cinco soldados, murieron por las lluvias provocadas por Julia en distintos puntos del Pulgarcito de América.

En Honduras, las lluvias asociadas a la tormenta tropical Julia dejaron a cuatro personas muertas, cientos de damnificados, inundaciones, regiones incomunicadas y deslizamientos, y obligó a la suspensión de clases.

De las víctimas, una mujer de 22 años murió tras ser arrastrada por una quebrada en el departamento de Cortés, norte de Honduras, en tanto dos adultos y un niño, de 6 años, murieron ahogados en el municipio de Brus Laguna, departamento de Gracias a Dios, este del país, frente al Caribe, limítrofe con Nicaragua.

En Panamá, una mujer murió soterrada y unas 260 personas resultaron afectadas por las fuertes lluvias, asociadas a la tormenta tropical Julia, en la provincia de Colón, en el Caribe panameño, informó el Sistema Nacional de Protección Civil.

A causa del fenómeno, en Panamá, también se reportaron deslizamientos de tierra y el colapso de algunas infraestructuras.

En Costa Rica, el paso de la tormenta tropical Julia, que por algunas horas fue un huracán de categoría 1, golpeó con mucha fuerza a ese país, especialmente a la zona sur, causando inundaciones, deslizamientos y el desbordamiento de varios ríos.

En poco más de 24 horas, Julia causó 362 incidentes por inundaciones, según el reporte de la Cruz Roja, principalmente en cantones del Pacífico Sur como Golfito, Osa, Coto Brus y Buenos Aires, además en Pérez Zeledón.

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) de Costa Rica informó la mañana de este lunes que 825 personas permanecen en albergues por la influencia indirecta de Julia.

En Guatemala se mantiene la alerta roja, y el presidente Alejandro Giammattei anunció que se suspendieron las clases por causa del ciclón y dijo que están disponibles 1.855 albergues para el resguardo de víctimas.

El ciclón tocó tierra en la costa caribeña de Nicaragua la madrugada del domingo como huracán categoría 1, pero se degradó a tormenta tropical azotando con fuertes lluvias y vientos antes de salir al océano Pacífico la noche de ayer mismo.

El gobierno nicaragüense declaró una alerta roja tras los estragos que dejó Julia a su paso por el territorio, entre ellos desbordamiento de ríos, daños a viviendas, vías, escuelas y las comunicaciones.

La vicepresidenta compañera Rosario Murillo informó de manera preliminar que Julia dejó 7.500 personas afectadas, 3.000 viviendas inundadas, otras 2.000 con techos dañados por los vientos, 78 ríos desbordados y muros derrumbados.

El gobierno nicaragüense también suspendió las clases en escuelas y universidades para este lunes.

El centro de Julia se movía este lunes en el océano Pacífico al oeste de San Salvador, y según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH) se mantiene “el riesgo” de inundaciones y deslizamientos de tierra que “amenazan la vida” en Centroamérica y el sur de México.

“Se pronostica un debilitamiento y se espera que Julia se disipe esta noche”, señaló el Centro Nacional de Huracanes.

Julia es segundo huracán de la temporada 2022 que afecta a Centroamérica después de que en julio Bonnie ingresara por el Caribe por la frontera entre Nicaragua y Costa Rica.

El cambio climático produce un aumento de temperatura en las capas superficiales de los océanos, lo cual genera tormentas y huracanes más poderosos y con mayor cantidad de agua, según los expertos.

La Nueva Radio YA en Google News

Más Noticias

Más Leídas

Noticias ContraReloj con Cristhian Medina