Familia colombiana convive en su hogar junto con sus 29 vacas

En una insólita situación, una familia residente del barrio San Rafael, en la ciudad de San Cristóbal, al sur de la capital colombiana, decidió tomar una medida extrema para salvaguardar a sus 29 vacas de los delincuentes: Convivir con ellas dentro de su vivienda.

Insólito: Familia protege 29 vacas en casa de Bogotá
Insólito: Familia protege 29 vacas en casa de Bogotá

El señor Domingo López, propietario del ganado, expresó a «Noticias Caracol» que esta decisión se debe al constante peligro de hurto que enfrentan si dejan a los animales a la intemperie durante la noche.

Las vacas se encuentran distribuidas en tres áreas dentro de la residencia, donde pernoctan plácidamente, mientras que los miembros de la familia descansan en el segundo piso, y los terneros junto a sus progenitoras en el primero.

Aunque peculiar, esta determinación es de vital importancia para la familia, ya que su subsistencia depende de la comercialización de la leche y el queso producidos por estos animales.

No obstante, las autoridades colombianas han intervenido en este curioso caso, considerándolo un posible escenario de maltrato animal debido a las condiciones de higiene en las que se hallaban las vacas.

Juan Pablo Olmos, gerente de Protección Animal de San Cristóbal, explicó: «Esas vacas se encontraron en deplorables condiciones de higiene y bienestar, viviendo entre sus propias heces fecales. Por tal motivo, nos encontramos hoy con el Instituto de Protección y Bienestar Animal, la Policía, la Secretaría Distrital de Salud y las alcaldías locales en una visita para evaluar las condiciones de los animales y determinar su futuro».

Como resultado, 4 de las 29 vacas fueron trasladadas debido a que presentaban enfermedades.

Olmos también señaló que, de acuerdo con la legislación, «la tenencia de bovinos en espacios públicos está prohibida; es decir, no podemos permitir que vacas o caballos pasten en la vía pública. Tampoco pueden ser albergados en predios urbanos».

Por consiguiente, las autoridades han otorgado a la familia un plazo de un mes para que vendan las vacas o las reubiquen en otro lugar.

Sin embargo, don Domingo afirma: «No me pueden hacer ese mal, dejarme manicruzado». Por el momento, y mientras se busca una solución, las vacas y la familia López continuarán compartiendo la sala y los pasillos de la casa.

La Nueva Radio YA en Google News

Si te gustó, comparte

Más Noticias

Más Leídas

Noticias ContraReloj con Cristhian Medina