Desde la casa de Xi Jinping

Cuando llegas a estas hermosas tierras, te sonríen los ojos y el corazón, de cada persona que a tu paso te encuentra, muestra de la fraternidad universal que emana el Gigante Asiático.

Los monumentales edificios, pistas, avenidas, paradisíacos jardines escoltados por pinares impresionantes, y flores preñadas de primaveras.

De los 5 mil años de historia, China, en sus más recientes 200 años es una fortaleza de la humanidad por sus impresionantes avances sociales, económicos, tecnológicos, científicos y culturales.

Los más de mil 411 millones de habitantes no necesitan pagar con efectivo, los servicios, productos básicos u otros artículos porque lo hacen mediante el sistema de reconocimiento facial y de manos, así de avanzados están.

A pesar de ser tan grande y numerosa, esta nación, no escapa del desprestigio inoculado en los medios de comunicación que sirven al “capitalismo salvaje” y no reconocen al ser humano, como el centro de toda Política de Estado.

En el Gigante Asiático, el 63.89% de la población, habita en el área urbana, y el 36.11%, se encuentra en la zona rural. Hay 56 etnias y la que más prevalece, es la Han, con una amplitud de mil millones 286 mil personas.

La Proclama de la Nueva China, en base a los principios de igualdad, unidad, ayuda mutua y prosperidad común, fueros sacados de la pobreza 800 millones ciudadanos, en los más recientes 10 años.

El comercio es uno de los elementos básicos para exterminar la pobreza, el Gobierno del Presidente Xi Jinping, entrega financiamiento a las familias, logrando que los emprendedores haciendo uso de las redes sociales, alcancen los 56 billones de dólares en comercio.

Desde hace 10 años, China, ha aumentado la cantidad de emprendimientos, en la actualidad supera los 300 mil, quienes te llevan hasta la puerta, cualquier artículo, comida o servicio.

El Partido Comunista de China, es el guía de estos cambios sustanciales para la población de esta nación, con el 18% de la población mundial, el más denso después de la India.

Desde 1960, China emprendió el establecimiento de relaciones diplomáticas con 33 países, siendo la primera, la hermana república de Cuba, con el Comandante en Jefe de la Revolución, Fidel Alejandro Castro Ruz.

Éste país asiático, contribuye a la recuperación económica mundial, e integra las cadenas globales de suministros. En el 2022, en cooperación financiera alcanzó los 596 mil millones de dólares.

A pesar de estos logros y aportes a la humanidad, en los medios de comunicación a nivel planetario, un 54.7% de las noticias sobre China, son negativos, 22.4% positivos, y un 22.9% neutral, que en términos nicas, “ni chicha ni limonada”.

En la mayoría de titulares y abordajes “manipulados y tendenciosos”, tratan de culpabilizar a China, por mejorar la vida de su población con un “desarrollo equilibrado”.

Siendo el país, más grande de Asia, y el tercero del mundo, después de Rusia y Canadá, avanzó del puesto 34 al 13, en prosperidad y desarrollo en todos los rubros económicos y sociales.

A partir del primero de enero 2024, entró en vigencia el Tratado de Libre Comercio entre la República Popular China y Nicaragua, siendo el acuerdo comercial más importante de Nuestra Geografía Sagrada, en su naturaleza, por ser sin condiciones, justo, armonioso y con un trato de igual.

Una sola China, una Hermana Mayor, acompañando a la Tierra de Darío, Sandino, Daniel y Rosario, dignos representantes del Amor a la Patria, su Dignidad y Determinación.
*

La Nueva Radio YA en Google News

Más Noticias

Más Leídas

Noticias ContraReloj con Cristhian Medina