Inicio Nacionales

Siembra escalonada, una alternativa para aprovechar los recursos

604

El Ing. Tito Antón, un hombre con más de 65 abriles y quien fuera fundador de la carrera de agroecología de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-León, actualmente en su vida de docente retirado se dedica a hacer producir su pequeña finca que él mismo ha nombrado La Fortunata, ubicada en el kilómetro 85 de la carretera Managua-León.

79846

Como docente se dedicó a promover la agricultura escalona o diversificada, cuyo propósito es lograr mayores rendimientos productivos con la menor cantidad de recursos y produciendo todo el año, a través del reemplazo de cultivos a medida que se van cosechando.

Hoy, totalmente dedicado a la producción agrícola, forestal y apícola de La Fortunata, Antón continúa promoviendo la diversificación de los cultivos, compartiendo sus conocimientos y experiencia con otros productores asociados a cooperativas y colaborando conjuntamente con el Ministerio de Economía Familiar, Comunitaria, Cooperativa y Asociativa (MEFCCA) para que otros productores también implementen este sistema que le ha resultado muy provechoso.

“Uno de los objetivos es transferir esta tecnología agroecológica para que los productores vengan y aprendan que en una pequeña área pueden aprovechar una buena producción. Capacitamos en manejo de plagas, abono orgánico, diversificación de cultivos, alimentación animal para elaborar concentrado casero”, expresó.

En La Fortunata, el Ing. Antón desarrolla la producción de frutas, hortalizas, granos básicos, la crianza de animales, pasto forrajero y la apicultura, producción que le está permitiendo garantizar el alimento de su familia durante todo el año.

“Con poca área y un poquito de agua en estas tierras, donde abunda el agua subterránea, se siembra de manera escalonada. Es decir, un cultivo que ya está produciendo, sembrás otro pedazo que va a reemplazar lo que sembraste, de tal manera que siempre estás teniendo producto, siempre estás teniendo melón, sandía, chilote, ayote, tomate, cebolla… podés tener producción todo el año, entonces estás vendiendo todo el año, garantizás tu comida y garantizás crecimiento económico”, manifestó Antón.

Los efectos del cambio climático es algo que no causa mucha preocupación en Antón, dado que también utiliza y promueve las semillas criollas, las que con tres o cuatro días de precipitaciones garantizan la producción, aunque en algunas ocasiones deba hacer uso del sistema de riego por goteo, el cual es eficiente y ahorrador.

Según Tito, implementar este sistema no requiere mayores costos económicos, sino esfuerzos laborales, es decir que se debe trabajar tanto de mañana como de tarde para garantizar tener una buena producción sin incurrir en grandes tecnologías, aunque también hace uso de los paneles solares y pronto se ayudará de un motor a base de aceite de tempate para una producción mucho más ecológica.

“Lo que implica tener una parcela de cultivos diversificados es dedicarle trabajo constante, porque la gente que se enamora de este sistema trabaja horas extra, pero también recibe beneficio extra”, comentó.