Inicio Nacionales

Compañera Rosario lamenta el fallecimiento del pastor David Spencer

409
Compartir

La Vicepresidenta de la República, Compañera Rosario Murillo, lamentó el fallecimiento del pastor David Spencer, fundador de la Iglesia Hosanna.

Rosario envió un abrazo solidario a su esposa, a sus hijas y a todos los miembros de Hosanna.

En este sentido, recordó el acto en el que le fue impuesta la Orden Cultural Rubén Darío hace unos tres meses.

Dijo que Spencer enfrentó su enfermedad con valentía y fe.

Manifestó que el pastor “ayudó a Nicaragua y a los nicaragüenses, proclamando el nombre de Dios y la obra de Dios en nuestro país a lo largo de los años”.

Dijo que Spencer que al momento de su tránsito era ya nicaragüense.

“Con mucho sentimiento se expresó sobre la formalización de su ciudadanía, porque ciudadano nicaragüense era por sus méritos, por su trabajo, por su amor a Nicaragua por su sentido de pertenencia a nuestro país, por la obra, la labor que desarrolló fortaleciendo la fe, fortaleciendo el alma de las personas, mujeres, hombres atribulados que acudían a su iglesia a buscar consuelo y fuerza”, explicó.

Enfatizó que el religioso invocó y puso el nombre de Dios en muchos hogares y programas y proyectos de Nicaragua.

“Fue un hombre ejemplar, y le rendimos tributo de todo corazón, porque sabemos que su legado está aquí con nosotros, esa Nicaragua cristiana, solidaria, la paz en Nicaragua, legado del pastor Spencer”, expresó.

“Ahora estamos todos en el compromiso de fortalecer ese amor cristiano, fortalecer la paz, oírnos unos a otros con respeto. Eso es esencial en la vida, el respeto, es esencial. La provocación es muestra de debilidad, la fortaleza se muestra con civilidad, con respeto y lo importante que es el respeto para precisamente recorrer caminos de encuentro que permitan trascender las dificultades, lo importante que es el alma, el corazón sano. Un corazón lleno de odio no es un corazón que produzca buenos frutos”, explicó.

Rosario dijo que hay que trabajar para limpiarnos el corazón y saber expresar nuestras distintas expectativas con “altura, con nivel”.

Aseguró que ese es el legado Spencer, pues este “supo estar a la altura de las circunstancias, a la altura de los momentos históricos y elevando la calidad humana de las personas, de las familias que acudían a esos templos elevando esa calidad humana para disponernos a escuchar el llamado del Señor, escuchar el llamado del Señor al amor, al amor al prójimo, a vivir con fe, a vivir con serenidad, a saber trascender en toda circunstancia llenos del espíritu divino que es sabiduría, que es serenidad, que es luz, que es vida, que es verdad”.

Saludó también al pastor Arsenio Herrera quien coordina ahora la labor pastoral siguiendo el legado de David Spencer.