Quinceañera sobreviviente a masacre en los 80’s es una madre que derrama amor por su hijo y la revolución

Más Leídas

 

Foto Referencial
Foto Referencial

“Ser madre es una gran bendición de Dios. Ahora para mí es una gran responsabilidad, poder llevar a mi único hijo adelante y a la par de ellos ir cumpliendo las tareas que me asigna la Revolución, que ha sido una madre para mí”, dijo Brenda Rocha Chacón, originaria de Siuna.

Desde 1982, Brenda vive en Managua, a donde fue traída grave al Hospital Militar con 14 impactos de bala en el brazo derecho, el cual se lo amputaron.

Brenda fue víctima de un ataque perpetrado en la planta hidroeléctrica de su comunidad por la contra revolución, donde seis acompañantes que estaban cuidando, fueron asesinados.

La compañera Rocha, ahora tiene 47 años, vive en Managua con su mamá y su único hijo que tiene 19 años y estudia la secundaria, a la vez que trabaja con la Juventud Sandinista 19 de Julio, en el distrito cinco de la capital.

Brenda asegura que ella le ha enseñado a su hijo a amar a la población, a trabajar por los más pobres y le ha relatado todo acerca de la Revolución Popular Sandinista y sus experiencias.

Ella ha sido madre y padre, también. Recuerda que después de su recuperación de salud por la pérdida del brazo, realizó sus estudios de secundaria en los institutos Elvis Díaz Romero y el Maestro Gabriel.

En 1990 entró a estudiar Derecho a la UCA gracias a la beca que le otorgó el presidente Daniel Ortega, siendo diputado.

A Brenda, la vimos este jueves, en la mañana en la escuela Normal Alesio Blandón, al frente de la actividad de entrega de Plan Techo, donde se entregaron 400 planes a igual número de protagonistas de diferentes barrios, anexos y comarcas del distrito cinco, donde aprovechó para enviar saludos a todas las madres nicaragüenses.

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Artículos recientes