Programa Mundial de Alimentos recibe Premio Nóbel de la Paz

Con el dolor de ver morir de hambre a muchos

Más Leídas

El director del Programa Mundial de Alimentos (PMA), señor David Beasley, recibió el Premio Nobel de la Paz, este jueves, con la declaración de que los alimentos son el camino a la paz.

Director del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU, David Beasley
Director del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU, David Beasley

Beasley destacó la ironía de que después de un siglo de “avances enormes hacia la eliminación de la pobreza extrema” haya tanta gente al borde de morir de hambre.

-Publicidad-

El director ejecutivo del PMA recibió la medalla en la sede del organismo en Roma en lugar de Oslo, Noruega, como manda la tradición, debido a la pandemia de COVID-19.

El premio reconoce “nuestro trabajo de utilizar los alimentos para combatir el hambre, para mitigar la desestabilización de las naciones” y crear estabilidad y paz, afirmó.

Beasley agregó que el premio es “más que un agradecimiento. Es un llamado a la acción”.

“Debido a tantas guerras, el cambio climático, el empleo generalizado del hambre como arma política y militar y una pandemia global de salud que agrava todo eso de manera exponencial, 270 millones de personas van camino de la hambruna”, dijo el director del PMA.

Entre esas personas, “30 millones dependen de nosotros en un 100% para sobrevivir”.

“De noche no voy a la cama pensando en los niños que salvamos. Voy a la cama llorando por los niños que no pudimos salvar”, dijo.

“Y cuando no tenemos suficiente dinero, ni el acceso que necesitamos, tenemos que decidir cuáles niños comen y cuáles niños no comen, cuáles niños viven, cuales niños mueren”, agregó.

Beasley finalizó con un ruego: “Por favor, no nos pidan que decidamos quién vive y quién muere”, dijo, sino más bien, “demos de comer a todos”.

El premio consiste en 10 millones de coronas, equivalentes a 1 millón cien mil dólares en metálico —que se comparten en algunos casos—, además de diplomas y medallas de oro.

Las ceremonias se realizan el 10 de diciembre, aniversario de la muerte del fundador del premio, Albert Nobel. Los premios se entregan en Estocolmo, salvo el de la Paz, que se entrega en Oslo. Nobel lo dispuso así por razones que no reveló.

Nuestras Noticias