Inicio Nacionales

Productores nicaragüenses denuncian grandes pérdidas debido a los tranques ilegales en el país

2601
Compartir

Grandes, medianos y pequeños productores de Boaco, Chontales, Rivas, Rio San Juan, Zelaya Central y otros departamentos denunciaron enérgicamente las grandes pérdidas económicas que sufren desde el pasado viernes a causa de los tranques ilegales que grupos de personas que no aman a Nicaragua han colocado en distintas carreteras.

A la denuncia se sumaron pequeños empresarios del sector turismo, transporte marítimo y terrestre, dueños de talleres de mecánicas, médicos y población en general, que repudia esta acción vandálica que va en contra de la economía de las familias trabajadoras de dichas zonas del país.

PRODUCCIÓN PARQUEADA

Uno de los grandes afectados es el Johnny Zeledón quien junto a otro grupo de personas forma parte de una cooperativa lechera en Nueva Guinea, Caribe Sur, y desde el viernes dejaron de vender 15 mil litros de leche, dado que los acopiadores no tienen como almacenar demasiado producto que no puede ser sacado a causa de los tranques.

“Están jugando con la alimentación de nuestra familia y están poniendo en riesgo nuestras tierras que están en garantía de préstamos, nos quieren dejar sin nada”, denunció don Johnny Zeledón.

COSECHA EN PELIGRO

Por su parte, el señor Ezequiel Luna Lazo, pequeño productor de cacao y café, precisó que actualmente tiene previsto producir unos 500 quintales de café valorados en 250 mil córdobas, sin embargo, después del corte del grano de oro tiene que sacar la cosecha pero con los tranques su producción está en riesgo.

“La empresa a la que le vendo el cacao ya me llamó y me dijo que no van a venir a comprarme porque no van a venir a Nueva Guinea para no exponer sus vehículos, sus conductores ni su dinero que puede ser robado por los autores del tranque ilegal”, expresó Luna Lazo.

CAUSAN ENFERMEDADES

En tanto, el médico privado Juan Carlos Hernández, de Nueva Guinea, destacó que hay un incremento de personas con problemas de presión alta, diabetes, crisis nerviosas y otras afectaciones en la salud por causa de la zozobra que ocasionan esos grupos de personas en los tranques.

A esto se suma el gran daño a la naturaleza que están causando estos grupos de personas que arrancan árboles y los acuestan en las carreteras, evitando incluso el paso de las ambulancias con pacientes que necesitan una atención médica especializada, atentando así en contra de las familias.