Inicio Nacionales

Padre Miguel nos acompaña en la batalla diaria por la Soberanía y la Paz

143

Durante este solemne acto, celebrado en la Cancillería de la República, el Presidente-Comandante Daniel Ortega Saavedra, destacó al Padre Miguel como “Un Sembrador de Vida”.

“Este día con las lluvias, que traen la vida, le decimos a Miguel, nuestro hermano, que Él, como la lluvia, ha sido Sembrador de Vida, manifestó el mandatario.

Indicó que esto lo sabe muy bien parte de su familia que lo acompañan en Nicaragua (en este sentido homenaje); y la otra parte de la familia que se encuentra en tierras lejanas, pero que están presentes en esta tarde.

“En esta tarde en la que, a quien llamamos con toda justicia, el “Canciller de la Dignidad”. De la Dignidad de Nicaragua. Desde esa posición, Defensor de la Dignidad de los Pueblos de Nuestramérica y de los pueblos del mundo”, manifestó.

El Comandante Daniel, expresó que Miguel ha sido Sembrador de Vida, y ejemplo con las familias más humildes y más pobres, practicando el Evangelio.

“Sembrador de Vida en Nicaragua, también en momentos de dolor, de tragedia. Cuando el terremoto sacudió a Nicaragua, ahí estuvo Miguel, inmediatamente, sembrando esperanza, y por tanto vida”, reafirmó.

“Multiplicador del ideal cristiano de la Justicia”

Manifestó que el Padre Miguel es Sembrador de Vida, en tanto multiplicador del ideal y del principio cristiano de la Justicia.

“Lo hizo allá en los Estados Unidos, y luego lo hizo viajando a regiones empobrecidas de diferentes continentes, incluyendo el continente Africano. Se fue vinculando con el pensamiento de líderes de países en vías de desarrollo, de países que luchaban por la independencia, que luchaban contra el colonialismo”.

Toda esa riqueza cultural que venía acumulando, la entregó de lleno a la lucha del Frente Sandinista, valoró.

El mandatario indicó que como Canciller, el Padre Miguel defendió a este pueblo. Contribuyó para que Nicaragua se vinculara aún más con todos esos pueblos, y que pudiese llevar en mejores condiciones la lucha por la Paz, frente a diferentes agresiones que sufría nuestro pueblo.

“Encontrándose, al final del camino, en ese tramo de la historia de nuestra Patria, con el Cardenal Miguel Obando y Bravo. Miguel era Canciller, cuando el Cardenal Miguel le pedimos que fuese el Presidente de la Comisión de Reconciliación y Paz de Nicaragua. Y el Cardenal Miguel asumió ese enorme reto, como defensor de la Paz, y constructor de la Paz en Nicaragua”, enfatizó.

Un gran promotor de la Cultura

El Presidente Daniel, también reconoció ese amor al arte y la cultura del Padre Miguel, y compartió con el pueblo nicaragüense los sentimientos de los artesanos y artistas de nuestro país, a los cuales promovió siempre.

“La posibilidad no solamente en dar vida a la arcilla, en dar vida al barro; sino que también pudiesen llevarse esas obras de arte, en recorridos por nuestro país, y en recorridos hacia otros países”, manifestó.

Enfatizó que el Canciller de la Dignidad, fue un promotor de la cultura. Y muchos son los que reconocen ese esfuerzo, ese compromiso; sobre todo los artistas y artesanos de nuestro país. Los pintores, esculturales.

“En un acompañamiento total, en un compromiso total; y firme siempre en sus ideas. Miguel, inclaudicable siempre en sus ideas!, y promoviendo, como bien lo hizo”, valoró.

El Presidente Daniel, recordó que al retomar (el Frente Sandinista) el Gobierno en el año 2007, Nicaragua promovió la candidatura de Miguel, para Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

“Inmediatamente vino el respaldo de todos los países en vías de desarrollo, que reconocían muy bien, que conocían de sus ideas, de sus principios y de sus prácticas. El Movimiento No Alineado inmediatamente le dio todo su respaldo; y con ello lógicamente América Latina y el Caribe, explicó.

Daniel: Falta una refundación de las Naciones Unidas

En este sentido, el Presidente Daniel Ortega, manifestó que hoy más que nunca se está claro que hace falta una refundación de Naciones Unidas.

“Para que Naciones Unidas ya, en un nuevo contexto, en un nuevo tipo de organización, donde todos los países tengamos iguales deberes e iguales derechos; Asegurar la Paz, que tanto demandan los pueblos del mundo”, expresó.

Daniel sostuvo que el Padre Miguel levantó esa bandera (por la Paz) con una gran fuerza, con una gran convicción; y aseguró que el testimonio del Padre Miguel, está escrito; sus ideas, sus propuestas están escritas y están acompañadas de su práctica.

“Hasta el último momento Miguel estaba convencido, de que esa es una batalla que tenemos que seguir librando; y es un tema que está presente en Naciones Unidas; y es una preocupación que está presente en Naciones Unidas”, reafirmó.

Explicó que cada día se suman más países abiertamente a cuestionar la estructura antidemocrática que tiene Naciones Unidas.

“Estoy seguro que llegará el día en que ese proyecto de Miguel, esa iniciativa de Miguel, ese sueño de Miguel también se hará realidad, manifestó.

La Revolución e Independencia de Zimbabue

El Presidente-Comandante Daniel Ortega, también recordó vivencias que compartió junto al Padre Miguel y la Vicepresidenta-Compañera Rosario Murillo, en algunas giras de trabajo.

“Recuerdo que cuando fuimos al acto de Independencia de Zimbabue; fuimos allá Miguel, Rosario, Lumberto Campbell, era la delegación de Nicaragua”, historió Daniel.

En este contexto, detalló que las familias de Zimbabue habían vivido una revolución profunda como la victoria gloriosa que alcanzó Nicaragua en 1979, con la Revolución Popular Sandinista.

“Fuimos allá (Zimbabue) a conocer una experiencia totalmente diferente; había una lucha allí, revolucionaria armada como la nuestra. Había dos Movimientos Revolucionarios Armados, los Shona y los Ndebele; donde en esos tiempos pesaba más el tribalismo”, expuso Daniel.

Rememoró, el momento cuando les recibieron en Zimbabue, como delegación invitada de Nicaragua, para participar a la ceremonia de independencia.

“El vehículo se parquea, Miguel se baja inmediatamente, y empiezan a hablar (…), y entonces abrieron espacio: creían que venía el Príncipe de Inglaterra, y ahí entramos nosotros hasta los salones donde luego nos encontramos con el Príncipe de Inglaterra”, refirió.

Daniel explicó que a ellos (la delegación invitada) les pareció bastante extraño aquel acto; porque no entendían muy bien ese proceso (revolucionario).

“Fue donde empezamos a aprender que era necesario entender que cada proceso revolucionario tiene sus propias particularidades y características”, sostuvo.

Recordó que en aquel momento, entraron al Estadio de Zimbabue de noche, y había una multitud completa en las gradas; estaban los Shona y el Ndebele, que tanto habían luchado por su independencia.

“Luego se presentó la formación militar en el centro del Estadio; y todo esto le preguntábamos a un compañero revolucionario que era nuestro guía”, indicó.

El Presidente Daniel, recordó que incluso, al Padre Miguel le constaba entender lo que estaba pasando en aquel momento.

“La formación militar, el primer bloque militar, y el jefe del primer destacamento militar, que era el Jefe del Ejército, ya en ese Zimbabue independiente”, relató.

Victoria ante EE.UU. en la Corte

El mandatario nicaragüense manifestó que si bien la Revolución Popular Sandinista en julio de 1979 fue algo histórico, a nivel internacional sin lugar a dudas la victoria contra Estados Unidos en la demanda interpuesta ante la Corte Internacional de Justicia fue algo extraordinariamente sin precedentes.

Recordó que esa victoria tuvo su origen en una propuesta del Padre Miguel.

Destacó que en esa época los Estados Unidos le habían impuesto a Nicaragua una guerra, minándole los puertos, asesinando a maestros, médicos y trabajadores de la construcción en un enfrentamiento entre hermanos.

Daniel subrayó que los gobernantes estadounidenses no dudaron en recurrir al narcotráfico para garantizar los fondos necesarios para ejecutar las operaciones terroristas.

“Recuerdo aquel momento en que reunidos con Miguel, el empezó a plantear que llevásemos a los Estados Unidos a la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Yo le escuchaba con mucha atención. Algunos compañeros presentes que hoy están ausentes de la lucha eran pesimistas y decían: eso no tiene sentido. Y me decían aparte: esa es locura de Miguel. Y yo le dije a Miguel: vamos adelante, claro que vamos adelante a esa batalla, y fuimos adelante a dar la batalla a la Corte Internacional de Justicia de La Haya”, indicó.

Refirió que cuando Nicaragua tomó esa decisión, incluso gobiernos amigos de la Revolución Sandinista se mostraron escépticos, ya que nuestro país era considerado un pequeño país luchando por su Soberanía y por la Paz frente a un imperio.

Dijo que finalmente Nicaragua fue a la Corte acompañada de expertos como el doctor Carlos Argüello, y otros abogados estadounidenses que apoyaron a Nicaragua en ese proceso, como Paul Reichler, un “amigo de Nicaragua que también ayudó en el proceso de paz”.

“Fue un equipo de abogados y fuimos a dar la batalla a la Corte, y Miguel siempre con ese entusiasmo cuando escuchaba criterios pesimistas y al final la sentencia, y al final por primera vez en la historia era condenado un Estado, una potencia, la mayor potencia del planeta, era condenada por actos de terrorismo en contra de Nicaragua, por acciones criminales en contra de Nicaragua”, manifestó.

El Comandante Daniel afirmó que esa es una sentencia que está viva y que si entonces Estados Unidos le debía al país más de 17 mil millones de dólares en concepto de daños, hoy esa cifra se ha multiplicado.

Reiteró que los fondos que los Estados Unidos ha aportado, a través de diferentes organismos, desde el 1990, y que luego ha venido recortando a partir del 2008, no es ninguna cooperación ni ayuda, porque simplemente forma parte de la deuda esa potencia tiene con Nicaragua.

“Esos son centavos que ellos han abonado a la deuda que todavía tienen con Nicaragua. No es un asunto de capricho, es un asunto de justicia y de respeto al derecho internacional y de respeto a los organismos de Naciones Unidas y de respeto a la Corte Internacional de Justicia”, indicó.

“Miguel estaba convencido que esta batalla teníamos que seguirla librando y tenemos que seguirla librando”, dijo, reconociendo en el sacerdote su fortaleza, moral, convicciones y firmezas”, resaltó.

Legado de lucha por la paz y soberanía

El mandatario destacó que el Padre Miguel está presente en la lucha por la Libertad, la Soberanía y la Paz.

“Miguel nos seguirá acompañando porque sus ideas, su luz, no se apaga con este tránsito. Nos deja físicamente pero nos acompaña y nos seguirá acompañando en la batalla diaria que seguiremos librando por la justicia, por la libertad, por la soberanía, por la paz de nuestros pueblos”, manifestó.

“A Miguel le decimos que aquí estamos y que aquí está toda Nicaragua, aquí está todo este pueblo comprometido a darle continuidad a la lucha por esos ideales y por esos principios de raíces profundamente cristianas, y por eso es que nosotros de forma segura hemos plasmado en nuestra Constitución esos principios cristianos, socialistas y solidarios, que son los que nos han permitido ir construyendo la paz y la estabilidad en nuestro país”, aseguró.

Daniel destacó que la juventud está ya apropiada del pensamiento, ideas, convicciones y firmezas del Padre Miguel, Canciller de Dignidad y de la Paz.

Al finalizar sus palabras, el Comandante Daniel quiso despedir sus palabras parafraseando el conocido saludo al Che Guevara: ¡HASTA SIEMPRE PADRE MIGUEL, HASTA SIEMPRE!

Responso dedicado al Padre Miguel D’Escoto

Monseñor Eddy Montenegro, Prelado de Honor de Su Santidad Juan Pablo II, ofició un Responso, pidiendo al creador por el alma del Padre Miguel D’Escoto Brockmann (Q.E.P.D).

“Pidamos todos juntos a nuestro Señor, que tenga misericordia de nuestro hijo, sacerdote Miguel D’Escoto, hermano a quien mandó salir de este mundo y que no le olvide para siempre; sino que sus ángeles lo reciban y lo introduzcan en el cielo, ya que creyó y esperó en Él”, dijo Monseñor Eddy.

“Por la infinita bondad y misericordia de nuestro padre celestial, que el alma de nuestro hermano y de todos los fieles difuntos descansen en paz”, finalizó Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando.