Inicio Nacionales

Padre Miguel D’Escoto: Mensajero del Amor, la Vida y la Reconciliación

99

El Padre Miguel D’Escoto Brockmann partió a otro plano de vida este 8 de junio de 2017, dejando un mensaje de Amor, Vida, Reconciliación y Unidad, a favor de los más empobrecidos de este mundo.

El Padre Miguel, desde distintos frentes, mantuvo la coherencia con su mensaje sencillo, pero contundente: “El amor es lo que más se necesita en este mundo”.

Las palabras del sacerdote, Canciller de la Dignidad Nicaragüense, Orden Augusto C. Sandino, Orden Carlos Fonseca Amador, fueron brindadas durante su elección por aclamación para presidir la 63 Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU).

“Han elegido a un cura. Y espero que nadie se ofenda si digo que el amor es lo que más se necesita en este mundo. Y que el egoísmo es lo que nos ha metido en el atolladero terrible en el que el mundo se hunde, casi irreversiblemente, a menos que algo grande ocurra. Esto puede sonar a sermón. Bueno, así es”, dijo en esa ocasión el Padre Miguel.

“Si no aceptamos esta importante verdad y no cambiamos nuestras formas de actuar, entonces no habrá salvación”, afirmó entonces.

“Uno de los primeros principios del reino de Dios en la Tierra, proclamado por Jesús y repetido por Pablo en sus siete cartas es el de la Igualdad, para Jesús y por lo tanto para sus seguidores, no existe persona de primera clase, de segunda clase o tercera clase, todos somos absolutamente iguales, no hay unos que valgamos más que otros”, reflexionó en otro momento el Padre Miguel.

A favor de la Vida y la Humanidad

Para el Padre Miguel, quien toda su vida se consideró un sacerdote en misión, asuntos cruciales para la humanidad como la paz, la seguridad, el desarrollo, la lucha contra el hambre y la pobreza requieren de un cambio en las relaciones políticas a favor de la vida y de la especie humana.

Defendiendo la Revolución Sandinista, la Dignidad de Nicaragua, apoyando la libertad de Los Cinco Héroes Cubanos y la Independencia de Puerto Rico, llamando a la Refundación de la ONU, condenando al Imperialismo Norteamericano, promoviendo el respeto a la Madre Tierra y, en fin, todas las causas justas de la Humanidad, el Padre Miguel siempre mantuvo su mensaje de la necesidad del Amor entre las personas.

“Más de la mitad de los seres humanos en la Tierra languidecen en el hambre y la pobreza mientras que, por otro lado, cada vez se gasta más en armas, guerras, lujos y cosas totalmente superfluas e innecesarias. Debemos rechazar la tentación de enterrar nuestras cabezas en la arena y pretender negar la realidad”, reflexionó el Padre en una ocasión.

“El mundo ha llegado a un momento en que no tenemos alternativa -o nos amamos los unos a los otros o nos morimos todos; o nos tratamos como hermanos y hermanas o presenciaremos el principio del fin de nuestra especie humana. Pero si optamos por entrar en la lógica de la solidaridad, reconociéndonos como hermanos y hermanas, estaremos abriendo nuevos horizontes de vida y esperanza para todos”.

Denuncia la Guerra y el Imperialismo

Como mensajero de la Paz, el Padre Miguel denunció siempre al Imperialismo y las guerras que desata por todo el mundo.

Para nadie es un secreto que algunas de las políticas de Estados Unidos han creado dificultades en sus relaciones con otros países en el mundo, en especial los pequeños, reflexionó el ex Canciller en una oportunidad.

Yo no soy un antinorteamericano, de hecho soy un sacerdote que pertenece a una congregaciónestadounidense y muchos de mis buenos amigos son de este país, aclaró el Padre.

En ese sentido, consideró que el capitalismo es la religión del Imperialismo “y por esa razón es capaz de matar, hacer cualquier barbaridad para que no surjan rivales o alternativas al capitalismo”.

Fiel a la Revolución, a Daniel y al FSLN

El Padre Miguel D’Escoto fue siempre fiel y consecuente con la Revolución Sandinista, a través de la cual sirvió al pueblo nicaragüense, a pesar incluso de la orden del Vaticano durante los años 80’s.

En aquellos años, Roma le pidió al sacerdote dejar el Gobierno Sandinista, algo que el Padre Miguel rechazó, considerando que eso “sería traicionar a la Revolución Popular Sandinista, a nuestros Héroes y Mártires, a Daniel, a todos los compañeros y compañeras que estábamos en la lucha”.

El Padre afirmó en una ocasión -y más de una- que la Revolución Sandinista, liderada por el Comandante Daniel Ortega “es la única manera que yo en lo personal, he encontrado para mantener mi entrega total e inclaudicable fidelidad al Padre Celestial y a mi Señor Jesús”.

“Gracias a Dios que Nicaragua tiene un Daniel Ortega. Fiel y leal a los principios del Sandinismo, el más firme y más responsable de que se haya mantenido el Sandinismo”.