Murió niño británico que pasó 4 meses en coma tras realizar el viral “Desafío del Apagón”

Publicado el

Más Leídas

Archie Battersbee, el niño británico de 12 años, quien pasó cuatro meses en coma tras su participación en el viral “desafío del apagón”, murió este sábado, apenas horas después de la desconexión de las máquinas que lo mantenían con vida.

Murio nino britanico que paso 4 meses en coma tras realizar el viral desafio del apagon censored

Hollie Dance, la madre del niño, contó que su hijo estaba realizando el desafío viral que había visto en TikTok, y buscó transmitir un mensaje sobre los riesgos de esas prácticas.

Según la mujer, Archie estaba realizando el “desafío” cuando quedó al borde de la muerte. “Fui a ver dónde estaba y lo llamé y no respondió. Entonces me di cuenta de que estaba colgado de la baranda con algo alrededor del cuello”, describió su madre.

El retiro del soporte que mantenía con vida al niño, tuvo lugar finalmente en el hospital la mañana de hoy, tras una amarga batalla legal dominada por los límites de la medicina, la ética jurídica y la responsabilidad familiar.

Sus padres declararon que el pequeño “luchó hasta el final”.

La familia había mantenido hasta la noche del viernes un pulso legal contra el hospital londinense donde Archie permaneció ingresado durante todo el tiempo.

Sin embargo, al agotarse todas las vías de la justicia, a los padres no les quedó otra opción que asumir que el ventilador y los fármacos que recibía serían retirados, contra su voluntad, en el Royal London Hospital, adonde el pequeño fue trasladado el 8 de abril, un día después de haber sido encontrado inconsciente por su madre.

Su último cartucho fue pedirle al Tribunal Europeo de Derechos Humanos que los amparara en su deseo de llevarse a Archie a un centro de cuidados paliativos para que fuese desconectado allí, lo cual ni siquiera fue valorado por la corte de Estrasburgo, al considerar que la petición “escapaba” a su jurisdicción.

Ayer viernes, el Tribunal Superior había denegado el traslado del menor, basándose en los informes médicos, y la Corte de Apelaciones rechazó autorizar a los padres a recurrir, lo que ponía fin a un periplo judicial que se alargó durante dos meses, desde que en junio los médicos recabaran autorización judicial para desconectar al pequeño.