Monseñor Silvio Baez se destapa como el cabecilla de los golpistas en Nicaragua

También amenazó de muerte al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra

Más Leídas

La comunidad cristiana San Pablo Apóstol, de la Colonia 14 de Septiembre, dio a conocer este martes un audio en el que el Obispo Auxiliar de Managua, Silvio Báez, se confiesa como uno de los cabecillas de las acciones terroristas que en meses pasados causaron dolor y muerte al pueblo nicaragüense y revela sus deseos de que el presidente Daniel Ortega sea asesinado.

En el audio grabado durante una reunión de carácter conspirativo con un grupo de personas supuestamente del campo, Báez aparece arengando para desarrollar una nueva etapa de terror y zozobra, en la que no descarta la reinstauración de los repudiados “tranques de la muerte”, paralelo a otro tipo de acciones callejeras, para intentar derrocar al gobierno constitucional de Nicaragua.

-Publicidad-

La comunidad cristiana San Pablo Apóstol denunció y presentó en conferencia, las pruebas sobre la conspiración Et Seduxerunt del obispo Silvio Báez, de la Orden Carmelitas Descalzas, en contra del pueblo de Nicaragua, en la cual utiliza lenguaje duro y descalificatorio en contra del gobierno.

La denuncia destaca que durante la reunión conspirativa Báez descalificó a todo aquel que no está con la llamada alianza cívica –responsable del caos y muerte que azotó al pueblo de Nicaragua durante meses – y en forma increíble, como pastor de católico, habla de presionar nuevamente al gobierno con los tranques para que vuelva a pedir a la Conferencia Episcopal la reanudación del diálogo.

El obispo Carmelita también indica con claridad que la organización de ultraderecha Unión Azul y Blanca (UNAB) debe admitir a todos los opositores al gobierno aunque sean estos oportunistas, abortistas, homosexuales o narcotraficantes.

“Esta afirmación del prelado que es enaltecido por la prensa adscrita al golpismo en Nicaragua, se retrata su ser calculador, imprevisible, manipulador y dispuesto a todo con tal de defender mezquinas cuotas de poder, tanto eclesiásticos como políticos”, señala la denuncia.

Uno de los puntos que más llama la atención en el audio de la reunión conspirativa es cuando Báez analiza los problemas internos de los grupos de oposición más radicalizados hacia la violencia y que fueron responsables del caos y muerte con que pretendieron derribar a un gobierno legítimo.

Además, reconoce, en forma vulgar y desafiante: “Que la Conferencia Episcopal de Nicaragua, por el momento guarda silencio para garantizar su participación en la posible reanudación del diálogo nacional”.

En el audio se escucha con claridad el verdadero juego político en que están involucrados los obispos ya que por una parte piden “diálogo” y por otro lado Báez dice que callan -de momento- por una cuestión de estrategia, lo cual inhabilita al Carmelita para cualquier futuro bien intencionado diálogo Gobierno – Conferencia Episcopal.

En otro aspecto de la reunión conspirativa Silvio Báez demostró ser un Príncipe de la Intriga al argumentar que ha sido la Iglesia la madre de todas estas batallas insurreccionales, y que la iglesia se la juega y se la jugará por la unidad de todos los opositores, aunque tengan que esperar y generar nuevas acciones callejeras para quitar al Gobierno legítimo de Nicaragua.

Asimismo, Báez recomendó a la alianza cínica escribir una carta dirigida a la Conferencia Episcopal, en la que les soliciten reunirse con ellos, recordándoles a la vez que esa agrupación fue creada por la iglesia.

Después de escuchar el audio con las graves y comprometedoras palabras del cura conspirador, la Comunidad Cristiana San Pablo Apóstol pidió a la Santa Sede y al Prior General de Orden Carmelitas Descalzos, que por amor a la Iglesia, a la verdad y a la paz, Silvio Báez sea llevado de Nicaragua.

“Que retorne a sus clases rutinarias en el Angelicum de Roma, lugar desde el que nunca debió haber salido para bien de todo el pueblo de Dios nicaragüense”.

Esta petición la hará en forma persistente y justa el pueblo fiel y creyente –cuando conozca estos graves hechos – que espera de su Iglesia Católica obispos y reprochables con palabras y praxis de amor y no de confrontación entre hermanos de una misma tierra que, como Nicaragua, está bendecida por la Gracia del Espíritu Santo, concluyó su denuncia la comunidad cristiana.

Nuestras Noticias