Miguel Ángel Ortez, a 89 años de su tránsito a la inmortalidad

Más Leídas

Este viernes 15 de mayo se cumplen 89 años del tránsito a la inmortalidad de Miguel Ángel Ortez Guillén, general nicaragüense del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional.

Poema a Miguel Ángel Ortez

Ortez combatió la intervención estadounidense desde 1927 hasta su muerte en 1931.

-Publicidad-

Al frente de una columna guerrillera operó en una vasta zona geográfica que abarcó los departamentos de Madriz, Nueva Segovia y León.

Miguel Ángel Ortez nació en Mozonte, Nueva Segovia el 4 de noviembre de 1907, era el hijo mayor del matrimonio de don José Salvador Ortez Marín y doña Clotilde Guillén.

Leer también: Par de motociclistas perecen estrellados contra camión en Rosita, Caribe Norte

Cursó estudios primarios en el Colegio «Don Bosco», de Granada; en 1925 su padre lo envía a León para iniciar sus estudios de secundaria en el Instituto Nacional de Occidente (INO), los cuales interrumpió en 1926 para combatir la ocupación norteamericana.

Mucho antes de integrarse al ejército del general Augusto C. Sandino ya realizaba acciones contra las tropas estadounidenses de ocupación. Usaba el seudónimo de «Gregorio Ferrera» y era conocido como Capitan Ferrerita».

En la madrugada del 14 de mayo de 1931, la columna del General Ortez se infiltró en la ciudad de Palacagüina, rodeando el cuartel de la Guardia Nacional, donde cayó en combate.

Poema a Miguel Ángel Ortez, de Manolo Cuadra

No porque en Las Segovias el clima fuera frío

tuvo este Miguel Ángel en las venas horchata.

Muy cierto que de niño, supersticioso y pío,

sonaba en las Purísimas su pito de hojalata.

Pero ya crecidito, cuando el funesto trío

permitió que a la patria hollara gente gata,

en nombre de la selva, de la ciudad y de río,

protestó Miguel Ángel, la cutacha, la reata!

Murió en Palacagüina peleando mano a mano.

Bajó desde las nubes más de un aeroplano

y tuvo en la cruzada homéricos arranques.

Usaba desde niño pantalones de hombre.

Y aun hecho ya polvo, al recordar su nombre,

se meaban de pánico los yankes.

(Quilalí, Guerra de Las Segovias, 1932)

Manolo Cuadra


“Alertas
Síguenos en Google News

Cuentos de Don Otto

El garrote del loco | Lencho Catarran

El garrote del loco | Lencho Catarran

Nuestras Noticias