Miembros de secta son condenados a 50 años por matar a indígenas en Panamá

Publicado el

Más Leídas

Siete miembros de una secta religiosa panameña fueron condenados a un total de 444 años de prisión por asesinar a 6 niños y una mujer embarazada en una comunidad indígena en los Altos del Terrón, en Panamá.

En este lugar se encontraron los cuerpos de una mujer embarazada, cinco de sus hijos y un sexto menor asesinado en un sacrificio religioso en Panamá, el 20 de enero de 2020
En este lugar se encontraron los cuerpos de una mujer embarazada, cinco de sus hijos y un sexto menor asesinado en un sacrificio religioso en Panamá, el 20 de enero de 2020

El horrendo crimen ocurrió el pasado 14 de enero del año 2020 cuando las víctimas fueron ultimadas a golpes y machetazos por al menos 9 integrantes de la secta iglesia “La Nueva Luz de Dios”.

En la masacre fueron ultimados 6 menores de edad, de entre 1 y 17 años, además de una mujer en estado de gestación que era la progenitora de 5 de los niños.

Las autoridades canaleras determinaron que los acusados amarraron a sus víctimas, todos indígenas, y luego los agredieron brutalmente con palos, biblias y machetes con la excusa de “sacarles el demonio”.

La madre fue llevada por la fuerza al interior de una iglesia donde fue asesinada frente a sus vástagos. Quienes luego fueron asesinados en frente de todos los presentes.

El macabro ritual fue realizado en la comarca Ngäbe Buglé, una comunidad rural y de difícil acceso ubicada en El Terrón, al oeste del territorio panameño.

Algunos lograron escapar mal heridos de la iglesia y fueron quienes alertaron a la policía; quienes al llegar descubrieron a 15 personas retenidas por los acusados, incluyendo varios menores de edad.

Los cuerpos fueron hallados, 6 días después, maniatados y en avanzado estado de descomposición dentro de una fosa común dentro del cementerio local.

Dos acusados más ya habían sido condenados a 47 años de prisión cada uno, tras alcanzar un acuerdo con la fiscalía panameña.

Sectas malvadas

Panamá ha sido el escenario de varios casos criminales donde se han visto involucradas algunas sectas religiosas, especialmente en comunidades indígenas apartadas de la zonas urbanas.

En agosto de 2020, tres miembros de una secta fueron acusados de secuestrar y violar a 3 niños en la comarca Ngäbe Buglé, a unos 350 kilómetros al oeste de Ciudad de Panamá.

Un mes después el cabecilla de la secta fue capturado por las fuerzas especiales panameñas que descubrieron posteriormente una fosa común en una zonta montañosa.

El pasado es de enero de este año pobladores de Llano Amador, en la misma comarca Ngäbe Buglé, denunciaron haber sido acosados por otra secta religiosa.

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Artículos recientes