Lennon: Un pulmón y una arteria destrozada, así murió hace 40 años

Más Leídas

El lunes 8 de diciembre de 1980, John Lennon, exintegrante de The Beatles fue asesinado a tiros cuando regresaba a su casa en el edificio de apartamentos Dakota, en Nueva York.

Todo ocurrió a las puertas del Edificio Dakota en el que se instalaron Lennon y Yoko Ono desde 1973 y dos años después de mudarse a Nueva York.

-Publicidad-

Allí se agolpaban a diario seguidores del cantante para verle de cerca y conseguir algunos autógrafos mientras le dedicaban palabras de apoyo a su activismo.

Pero el fin de semana del 6 de diciembre se sumó a ellos un Chapman nacido en Texas e hijo de un sargento de las fuerzas aéreas de Estados Unidos, un chico que había recibido burlas en el colegio, un cristiano devoto y que había experimentado con algunas drogas.

Además, había sido un fiel seguidor de The Beatles incluso durante su época en Hawái, donde supuestamente comenzó a sufrir trastornos psiquiátricos que habrían desembocado en un intento de suicidio.

Chapman, que se alojó en el Hotel Sheraton la noche previa al asesinato, dejó algunos objetos personales en su habitación y después compró un ejemplar de ‘El guardián entre el centeno’, de J.D.Salinger.

Sobre las 16 horas de ese día 8 de diciembre, John y Yoko abandonaron el Dakota para dirigirse a los estudios Record Plant, pero en la puerta del edificio se detuvo a firmarle un disco, ‘Double Fantasy’, al propio Chapman sin saber que poco después le dispararía por la espalda.

La escena fue capturada por el fotógrafo amateur Paul Goresh.

En el estudio Lennon trabajó durante seis horas y posteriormente se dirigió a casa directamente para poder dar las buenas noches a su hijo Sean, desechando la idea de cenar fuera, tal y como contó el propio Norman.

Alrededor de las 22.50 horas la limusina de Lennon se detuvo frente al Dakota y, tras salir del coche y pasar cerca de Chapman, recibió cinco disparos de los que impactaron cuatro en su espalda y en su hombro izquierdo.

John continuó caminando y llegó al vestíbulo del edificio antes de caer desplomado sobre el suelo. John Lennon moriría unos minutos después, según el certificado de defunción a causa de «heridas múltiples en el hombro izquierdo y pecho, pulmón izquierdo y arteria subclavia izquierda, hemorragia externa e interna, shock».

Por su parte, Chapman permaneció impasible en la escena, sacó su libro y comenzó a leer hasta que llegó la policía. Tres horas después, se comparó con el protagonista de la novela mientras declaraba ante la policía: «Estoy seguro de que la mayor parte de mí es Holden Caufield, el personaje principal del libro. El resto de mí debe ser el diablo», espetó.

Nuestras Noticias