Lencho Catarrán: La oración fúnebre

178