Legalizan en Suiza una máquina de suicidio que mata a sus usuarios

Publicado el

Más Leídas

Una cápsula con forma de ataúd que permite a los ocupantes suicidarse ha pasado la revisión legal en Suiza, según sus creadores.

La máquina Sarco se puede operar desde el interior y funciona reduciendo el nivel de oxígeno en la cápsula por debajo de un nivel crítico.

El proceso dura menos de un minuto y la muerte se produce por hipoxia e hipocapnia, cuyo objetivo es permitir que una persona muera de forma relativamente pacífica y sin dolor.

El suicidio asistido es legal en Suiza y aproximadamente 1.300 personas utilizaron los servicios de las organizaciones de eutanasia Dignitas y Exit el año pasado.

Ambas empresas utilizan un fármaco barbitúrico líquido ingerible para inducir un coma profundo en dos a cinco minutos, seguido de la muerte.

La cápsula suicida es la creación del doctor Philip Nitschke, conocido como “Dr. Muerte”, quien se desempeña como director de la organización sin fines de lucro Exit International.

El Sarco, abreviatura de sarcófago, está diseñado para ser remolcado a una ubicación de preferencia de los usuarios, como un entorno idílico al aire libre, y luego la cápsula biodegradable se puede desprender de la base para servir como ataúd.

Actualmente solo existen dos prototipos de Sarco, pero Exit International está imprimiendo en 3D una tercera máquina que espera estar lista para operar en Suiza el próximo año.

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Artículos recientes