Estadounidense es condenada a 40 años por dejar morir a sus hijas mientras bacanaleaba

Más Leídas

La ciudadana estadounidense Amanda Hawkins, quien es oriunda de Texas, fue condenada a 40 años de prisión por abandonar a sus dos hijas dentro de su automóvil y prácticamente dejarlos morir mientras se fue a una fiesta durante toda la noche, el pasado 7 de junio del año 2017.

Amanda Hawkins dejó morir a sus hijas para irse a una fiesta toda la noche
Amanda Hawkins dejó morir a sus hijas para irse a una fiesta toda la noche

-Publicidad-

Esta mujer quien para ese entonces tenía 19 años de edad le mintió a los médicos de un hospital asegurando que sus hijos Addyson Overgard-Eddy y Brynn Hawkins, de dos y un años de edad respectivamente, ser habían enfermado luego de oler varias flores silvestres en un lago cercano al Condado de Kerr.

Según la investigación de la policía, Amanda dejó tirados a sus dos pequeños hijos dentro de su automóvil para ir a bacanalear, durante 15 o 18 horas, mientras las temperaturas en el exterior alcanzaban los 32 grados centígrados.

Fue tal el descaro de esta «mamá» que cuando uno de los participantes de la fiesta le alertó que sus hijas estaban llorando está simplemente les contestó «ahí dejalas que lloren, así lo hacen para dormirse».

Murieron intoxicadas

Estas eran las hijas de Amanda Hawkins
Estas eran las hijas de Amanda Hawkins

Ambas menores estuvieron encerrados por muchas horas dentro del vehículo con un calor insoportable y poca ventilación. Por su parte la mamá se emborrachó, se despertó hasta el mediodía del día siguiente, tuvo relaciones sexuales con un desconocido y hasta después regresó por sus hijas, encontrándolas inconscientes.

La policía descubrió que Amanda no quiso trasladar a las niñas inmediatamente a un centro asistencial y se limitó a buscar en Google «cómo reanimar a alguien por sofocación». Les echó agua fría encima y al ver que no reaccionaban las trasladó a un centro asistencial, donde finalmente fallecieron tras 40 horas de lucha por parte de los galenos.

El médico John Gebhart declaró ante un juez que las niñas murieron lentamente y de manera muy dolorosa debido a la falta de tutela de su progenitora.

El juez la trató con mano dura

La madre y sus dos hijas, en vida
La madre y sus dos hijas, en vida

El juez Keith Williams al momentó de leerle la sentencia le dijo con voz fuerte «Esas preciosas pequeñas niñas estarían aquí hoy si esto no hubiera pasado. La gente de nuestra comunidad cuida mejor a sus mascotas de lo que usted cuidó a sus hijas».

Ella recibió cuatro sentencias de 20 años cada una, sin embargo dos de ellas se cumplirán simultáneamente por lo que realmente estará 40 años tras las rejas. Esta fémina fue acusada por los delitos de abandonar y poner en peligro de muerte a menores, herir físicamente o mentalmente y dos por herir a niños.

-Publicidad-

Nuestras Noticias