Inicio Internacionales

Estados Unidos había solicitado en junio la extradición de “El Chapo” Guzmán

124

La petición se hizo a través de una presentación formal, según confirmó la fiscalía, aunque el líder del poderoso Cártel de Sinaloa se escapó antes de que hubiera alguna respuesta

0012985849

Estados Unidos solicitó formalmente a México la extradición del capo mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán en junio, semanas antes de que el narcotraficante de más alto perfil se fugara de un penal de máxima seguridad en el centro del país, dijo la fiscal general.

En una comparecencia, la procuradora Arely Gómez informó, el jueves por la noche, a legisladores que el 25 de junio la Cancillería recibió una nota diplomática a través de la cual Estados Unidos formuló la petición formal de extradición del capo.

La extradición, sin embargo, se hubiera llevado a cabo “en unos 9 o 10 meses, una vez formalizado el proceso”, dijo a Reuters una fuente de la fiscalía.

Guzmán, que era líder del poderoso Cártel de Sinaloa antes de ser encarcelado en febrero de 2014, escapó la noche del sábado del penal de máxima seguridad del Altiplano a través de un espectacular túnel de más de 1.500 metros que comenzaba justo en su propia celda y desembocaba en una casa cercana a la prisión.

Encargados de la seguridad de México dijeron que el escape sólo pudo haber ocurrido con la complicidad de funcionarios y personal del penal, considerado el más seguro de México.

Fiscales estadounidenses habían dicho que buscarían extraditar al capo pero no se había anunciado solicitud formal alguna. La fiscalía mexicana dijo anteriormente que no tenía planes de enviar a Guzmán a Estados Unidos porque purgaría una larga condena en el país.

El Gobierno ha emprendido una búsqueda del narcotraficante en todo el país e Interpol ha emitido una alerta internacional que abarca más de 190 países. A eso se suma una amplia investigación para castigar a servidores públicos posiblemente involucrados en el escape.

Representantes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) se reunieron esta semana con agentes de la fiscalía mexicana para coordinar esfuerzos para volver a capturar al capo, que traficó miles de millones de dólares en drogas hacia ese país y al que se le atribuyen miles de muertes.