El café negro puede ser bueno para el corazón, según advierten estudios

Más Leídas

Beber una o más tazas de café al día se asoció con un riesgo reducido a largo plazo de insuficiencia cardíaca, según una revisión de tres estudios importantes publicada en la American Heart Association

El café es una de las bebidas más consumidas en el mundo por sus facultades estimulantes y sus características organolépticas. Los primeros estudios sobre el efecto del consumo de café en la salud, documentaron la relación entre la exposición aguda a altas dosis de cafeína (uno de sus principales compuestos y el más estudiado) y el incremento en la aparición de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, más recientemente, se han identificado otros compuestos activos presentes en la bebida a los que se les atribuyen propiedades antioxidantes y vasodilatadores, con potencial efecto benéfico para salud cardiovascular e incluso sobre la mortalidad que controvierten la necesidad de limitar el consumo de café en ciertas poblaciones.

Beber una o más tazas de café al día se asoció con un riesgo reducido a largo plazo de insuficiencia cardíaca, según una revisión de los datos de la dieta de tres estudios importantes que utilizaron herramientas analíticas de la American Heart Association (AHA). El beneficio no se extendió al café descafeinado. En cambio, el análisis encontró una asociación entre el café descafeinado y un mayor riesgo de insuficiencia cardíaca.

La insuficiencia cardíaca ocurre cuando un corazón debilitado no suministra suficiente sangre a las células del cuerpo para obtener el oxígeno necesario para que el cuerpo funcione correctamente. Las personas con insuficiencia cardíaca sufren fatiga y dificultad para respirar y tienen problemas para caminar, subir escaleras u otras actividades diarias.

“Si bien no se pudo probar la causalidad, es intrigante que estos tres estudios sugieran que beber café está asociado con un menor riesgo de insuficiencia cardíaca y que el café puede ser parte de un patrón dietético saludable si se consume solo, sin azúcar agregada y productos lácteos ricos en grasas como la crema“, aseguró la investigadora y dietista Penny Kris-Etherton, ex presidenta inmediata del Comité de Liderazgo del Consejo de Salud Cardiometabólica y Estilo de Vida de la Asociación Estadounidense del Corazón, en un comunicado. Sin embargo, la especialista no participó en la investigación.

El estudio, publicado el martes en la revista Circulation: Heart Failure de la AHA, analizó información dietética autoinformada del Framingham Heart Study original. Ese estudio, que comenzó en 1948, inscribió a más de 5.000 personas sin enfermedad cardíaca diagnosticada que vivían en Framingham, Massachusetts. El estudio ha seguido a esas personas y su descendencia durante 72 años durante tres generaciones.

El nuevo estudio utilizó herramientas analíticas de última generación de la Plataforma de Medicina de Precisión de la AHA para comparar los datos de Framingham con el Estudio de riesgo de aterosclerosis en comunidades, un estudio longitudinal, multisitio y birracial, y el Estudio de salud cardiovascular, un estudio prolongado de riesgo cardiovascular en adultos mayores de 65 años.



“Alertas

Nuestras Noticias