El boxeador Félix Verdejo se declara no culpable del asesinato de su exmujer

Más Leídas

El boxeador Félix Verdejo se declaró «no culpable» este martes del asesinato de Keishla Rodríguez Ortiz y de su hijo no nacido, en un sonado caso que causó una serie de protestas contra el feminicidio en Puerto Rico; según documentos judiciales.

Félix ‘El Diamante’ Verdejo, de 27 años, compareció por videoconferencia desde la cárcel ante la jueza federal Camille Vélez Rivé.

-Publicidad-

Ahí “renunció a la lectura de la inculpación y se declaró inocente de todos los cargos contenidos en ella”. La defensa no pidió libertad bajo fianza para el expúgil porque no tenía nada para ofrecer por el momento y la jueza ordenó mantenerlo detenido.

Como «ninguna evidencia se ha presentado (a su favor), la presunción de que el señor Verdejo es un peligro para la comunidad y un riesgo de fuga no ha sido refutada», dijo la magistrada.

Verdejo y su supuesto cómplice, Luis Antonio Cádiz, están acusados de tres cargos de robo de coche con violencia, secuestro resultante en muerte y asesinato de un niño no nacido. El boxeador enfrenta además un cuarto cargo por tener y usar un arma de fuego.

En otra audiencia por teleconferencia más tarde este martes, Cádiz también se declaró «no culpable» de los tres cargos que comparte con Verdejo; informa el acta de la corte.

El coacusado también permanecerá detenido sin fianza.

Según los documentos judiciales, Verdejo, quien está casado y que además tenía una relación con Rodríguez, habría secuestrado a su víctima el 29 de abril luego de que ella le dijera que estaba embarazada.

«La golpeó en la cara y le inyectaron una substancia con una jeringa», indica la declaración jurada del agente del FBI que condujo la investigación.

Verdejo, quien representó a Puerto Rico en los Juegos Olímpicos de Londres-2012, habría cometido el crimen junto a otra persona a la que él había pedido ayuda para acabar con el embarazo de Rodríguez, de 27 años.

De acuerdo a la fiscalía, Verdejo y Cádiz amarraron a Rodríguez de pies y manos, la ataron a un bloque y, tras conducir hacia una laguna en San Juan, «la lanzaron al agua por el puente». Luego el exboxeador le disparó.

Verdejo se entregó a las autoridades el 2 de mayo en medio de protestas en Puerto Rico contra la violencia de género.

-Publicidad-
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Artículos recientes