Descubren que una bacteria mató a cientos de elefantes en Botsuana

Más Leídas

Una bacteria fue la responsable de la muerte misteriosa de al menos 300 elefantes en Botsuana el pasado mes de mayo del 2020, según informaron autoridades de ese país.

Resuelven misterio de cientos de elefantes muertos en Botsuana
Resuelven misterio de cientos de elefantes muertos en Botsuana

Botsuana es un país ubicado en el sur de África que es famoso por la Reserva del Kalaharia Central y por albergar la mayor colonia de elefantes en todo el mundo estimada en 125 mil ejemplares.

-Publicidad-

Un estudio científico, encargado directamente por el gobierno, determinó que los paquidermos murieron por una cianobacteria, un tipo de bacteria que son capaces de realizar el proceso llamado fotosíntesis oxigénica.

Esta masa verde gelatinosa es una colonia de cianobacterias del género Nostoc
Esta masa verde gelatinosa es una colonia de cianobacterias del género Nostoc

Estas bacterias, que antes se conocían como algas verdeazuladas, viven en el agua y son capaces de producir toxinas que envenenan la fauna terrestre y marina, además de causas trastornos en los seres humanos.

Un caso que levantó una alarma mundial

La muerte de los paquidermos botsuanos elevó el nivel de alarma a mediados de este año cuando sus cadáveres fueron encontrados en la zona del Delta del Okavango; y en ese momento nadie sabía la razón.

En total fueron 330 elefantes que murieron con signos de daño neurológico provocado por las cianobacterias, según el reporte presentado por el Departamento de Fauna Salvaje y Parques Nacionales de Botsuana.

330 elefantes aparecieron misteriosamente muertos en el norte de Botsuana
330 elefantes aparecieron misteriosamente muertos en el norte de Botsuana

A pesar de haber descubierto la falta del fallecimiento masivo, los expertos están tratando de descifrar por qué solamente la especie de elefantes fue la más afectada y cuales fueron los factores que desencadenaron el crecimiento de la bacteria en esa zona.

Lo extraño del caso es que los animales carroñeros, tales como hienas o buitres, mostraron síntomas de afectaciones a pesar que se alimentaron con la carne de los animales muertos.

Así mismo se comprobó que la muertes terminaron en la época en que se secaron las charcas de agua de donde tomaban agua estos enormes mamíferos, exactamente alrededor de la zona de Seronga, al norte de ese país.


“Alertas
Síguenos en Google News

Cuentos de Don Otto

El garrote del loco | Lencho Catarran

El garrote del loco | Lencho Catarran

Nuestras Noticias