Declaran culpable a nica que asesinó a un compatriota en el País Vasco

Más Leídas

Un tribunal de jurado declaró culpable de asesinato a un nicaragüense de 35 años, de apellidos E.M., quien el pasado 11 de mayo del 2019 mató a cuchilladas al ocotaleano Pablo José Acuña Alvir, de 36 años, tras pelearse en un bar en Elgoibar, Gipuzkoa, País Vasco español.

En esa misma acción delictiva, el sujeto dejó malherida a la novia de Pablo Acuña, la también nicaragüense Jaqueline Vargas, de 37 años.

Pablo José Acuña Alvir, asesinado a puñaladas por otro nica en el País Vasco
Pablo José Acuña Alvir, asesinado a puñaladas por otro nica en el País Vasco
-Publicidad-

Según el jurado, tras la pelea en el bar, Pablo y su pareja Jaqueline fueron seguidos por el acusado E. M., en el camino de vuelta a casa y atacados a cuchilladas en el portal de la vivienda de ella.

Después de cometer el crimen, el responsable del crimen se dio a la fuga pero horas después fue apresado por las autoridades.

Los miembros del jurado emitieron el veredicto en una sesión durante la cual destacaron que el fallecido no ofreció resistencia ni tuvo opción para defenderse, debido a su estado de ebriedad y recalcaron el uso del cuchillo.

Respecto al ataque sufrido por Jaqueline Vargas, el jurado declaró culpable al pinolero del delito de lesiones agravadas, y se subrayó nuevamente el uso del arma blanca y la alevosía empleada por el agresor.

De esta manera, la Fiscalía y la defensa pidieron 17 años de cárcel para el acusado mientras que el abogado de la familia del fallecido ha demandado 20 años, y el de la mujer que fue acuchillada, cinco años de prisión.

Sin embargo será el magistrado presidente del tribunal quien decida los años de condena que aplican al acusado según los hechos que el jurado popular consideró probados.

Mientras tanto, el acusado está en prisión provisional desde que se cometieron los hechos y así permanecerá hasta que se conozca el fallo.

La víctima mortal, Pablo José Acuña Alvir, era originario del barrio Teodoro López, al suroeste de la ciudad de Ocotal, y antes de emigrar a ese país europeo, se ganaba la vida como cadete de taxi.

-Publicidad-
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Artículos recientes