Cosas que tienes que saber sobre tu vagina

Más Leídas

mujeresTiene su propia limpieza. Aunque no lo creas, la vagina se mantiene naturalmente limpia gracias a que produce sustancias protectoras para mantenerse a salvo de bacterias. De esta manera, no es necesario usar demasiados productos de higiene íntima o hacerse duchas vaginales; de hecho, estos pueden desequilibrar su pH e irritarla más.

El tamaño no importa. El tamaño de la vagina da igual a la hora de mantener relaciones sexuales. Una vagina promedio mide unos 7,6 cm, que se extienden a 10 en la fase de excitación. Esto significa que cualquier pene puede llenarla por completo, y si se trata de un miembro de mayor tamaño, la vagina incluso puede alargarse y crecer en un 200% durante el sexo. Luego, vuelve a su tamaño normal.

-Publicidad-

El himen que ya no está… Es imposible comprobar si una mujer ha perdido su virginidad mirando su vagina. Comúnmente se asocia la primera relación sexual con la rotura del himen, pero lo cierto es que esta membrana puede desintegrarse por otros motivos, como el ejercicio físico, montar caballos o el uso de tampones.

¿Por qué existe el vello púbico? Quizás debamos poner un stop a la depilación íntima, mujeres. Por más que nos resulten incómodos y molestos, sobre todo cuando tenemos que ponernos el bikini, los vellos están para algo: desde disminuir la fricción externa durante las relaciones sexuales hasta proteger la piel sensible de esa zona de infecciones y erupciones.

La vagina se puede ejercitar. Así es, ¡no solo puedes trabajar tus bíceps, abdominales y glúteos! Con los famosos ejercicios de Kegel, también puedes ejercitar los músculos del suelo pélvico (es decir, los músculos que están bajo el útero). Entrenar estos músculos aumenta el placer sexual, brinda más orgasmos, disminuye el dolor durante el parto y controla la inconsistencia urinaria.

Y lo mejor de todo es que no tienes que ir a ningún gimnasio para ejercitarlos porque puedes hacerlos en cualquier momento sin que nadie lo note. Simplemente debes apretar los músculos como si quisieras contener la orina, contraerlos por unos segundos, soltar y repetir varias veces.

El flujo es absolutamente limpio. El flujo vaginal debe ser claro o blanco y no debe tener olor. Y lejos de ser sucio, es una sustancia que nos protege a las mujeres de infecciones, además de lubricar y limpiar naturalmente a la vagina.

Sin embargo, si notas cambios en su color, sientes olor y descargas más flujo de lo normal, es necesario que consultes a un médico porque con esos síntomas podrías tener una infección.

Las mujeres pequeñas no necesariamente tienen vaginas pequeñas. Si bien una mujer de baja estatura o delgada tiene una estructura pélvica más pequeña que una mujer más alta y corpulenta, no necesariamente sus órganos internos tienen por qué ser más pequeños; es decir, no necesariamente sus vaginas son más pequeñas o estrechas.

¡Confía en ella! Está comprobado que las mujeres que se sienten a gusto y cómoda con la apariencia de sus vaginas, son más seguras en el sexo y tienen mejores orgasmos, así que ocúpate de su cuidado e higiene, lleva una buena depilación y ¡házte amiga de ella!


“Alertas
Síguenos en Google News

Cuentos de Don Otto

El garrote del loco | Lencho Catarran

El garrote del loco | Lencho Catarran

Nuestras Noticias