Condenan por segunda vez a nicaragüense por descuartizar a peruano en Costa Rica y a la mujer de éste, en Nicaragua

Publicado el

Más Leídas

Por segunda vez el nicaragüense Caín Gutiérrez Alfaro, de 34 años, fue condenado a 44 años de cárcel por el crimen de Walter Nelson Antay Rodríguez, un peruano al que descuartizó en 22 pedazos y metió en bolsas plásticas negras dentro de un congelador en su casa en Limón, Costa Rica.

Antay
Caín Gutiérrez Alfaro es llevado a prisión por la Fuerza Pública.

Así lo dio a conocer la Fiscalía Adjunta de Limón, la cual señaló que la condena fue dictada por el Tribunal Penal de esa provincia tras un juicio que se extendió durante cinco meses.

En este nuevo juicio, la Fiscalía también consiguió que dos abogados fueran sentenciados por haber ayudado al nica a adueñarse de forma ilegal de las propiedades de la víctima quien era comerciante.

En abril del 2021 el Tribunal Penal de Limón había condenado al nica Caín Gutiérrez a 46 años de cárcel por el homicidio del peruano, sin embargo, los jueces dictaron una absolutoria a favor de los abogados.

Por ese motivo el Ministerio Público de Costa Rica presentó una apelación que fue aceptada y dio pie a que se realizará este nuevo juicio.

Los hechos por los cuales Caín fue condenado ocurrieron entre el 1 de setiembre y el 12 de diciembre del 2018, en Limón.

Gutiérrez había llegado de Nicaragua junto con un hijo del peruano, y se ganó la confianza de este para luego asesinarlo y descuartizarlo en su casa del barrio Los Cocos de Limón.

Aunque el homicidio ocurrió en el 2018, el macabro plan se empezó a gestar en el 2011, cuando Caín asesinó a la exesposa del peruano, la pinolera Rita Rostrán Fajardo, de 35 años, a quien sepultó con cemento en la panadería que era propiedad de la señora, en Estelí, Nicaragua.

El crimen de Rita fue descubierto hasta en el año 2016 cuando una persona compró el local y al hacer la remodelación encontró el cuerpo de la mujer.

Trascendió que antes de que los restos de Rostrán fueran hallados, Gutiérrez usó el celular de la mujer para hacerse pasar por ella y enviarle mensajes al peruano, para que este siguiera depositando a su cuenta mil dólares que debía darle mensualmente por la manutención de su hijo.

Caín llegó a Costa Rica en abril del 2016 en compañía del muchacho de 17 años, hijo de la nica y el peruano, a quien también había engañado.

El asesino llegó a la casa del peruano diciendo que ambos fueron enviados por la exesposa del peruano, quien había sido asesinada en el 2011.

En poco tiempo Gutiérrez se ganó la confianza del peruano y se involucró en sus actividades comerciales, además se acercó a su familia haciéndoles creer que era una buena persona, hasta que lo asesinó atrozmente.