Inicio Nacionales

Compañera Rosario: Vemos la bendición de Dios en forma de retorno a la calma, al trabajo y la Paz

263

La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, dio gracias al Altísimo por el retorno a la normalidad, a la cordura, al trabajo y a la Paz en Nicaragua.

“Aquí estamos trabajando duro, trabajando con esmero, en primer lugar agradecidos a Dios por la bendición que derrama en esta tierra sagrada. La Bendición que vemos en forma de retorno a la normalidad, a la cordura, a la calma, al trabajo y la Paz. Agradecidos a Dios porque una vez más nos manifestamos como familias nicaragüenses comprometidos con el Diálogo, el trabajo y la Paz”, expresó Rosario.

Estamos “agradecidos porque en todo el país, muchachos, muchachas, niños y niñas van a las escuelas, la actividad comercial se desarrolla prácticamente normal, la actividad productiva. Y al pueblo y a la familia nos anima el espíritu de tranquilidad y el aliento a todo lo que representa vida y las posibilidades de seguir mejorando la vida todos juntos en esta Patria de todos”, dijo la Compañera.

Rosario valoró que en este momento se están recuperando las rutas de paz y de búsqueda de armonía, de entendimiento, de trabajo de todas las familias. Esa “es la intención, es esa intención que parte del espíritu cristiano y solidario que todos tenemos”.

También agradeció a Dios porque se multiplican los mensajes de respaldo a la voluntad y al compromiso del Diálogo y la Paz. “Se multiplican y se presentan también en forma de cadenas y vigilias de oración en iglesias, en comarcas, en comunidades y en esquinas también de los municipios de todo el país donde estamos todos juntos orando con mucha fe, construyendo calma y concordia, apelando a la sabiduría y al buen corazón”, afirmó.

En ese sentido, dijo que “nos llamamos a unirnos para interceder por nuestra Nicaragua. A unirnos clamando, las familias nicaragüenses, por nuestra Nicaragua”.

Dijo que este fin de semana se recibirá clamando a Dios para seguir construyendo cada día la Paz en Nicaragua, “la Paz que solo Dios puede dar, la paz que todos tenemos, la responsabilidad de hacerla duradera en esta Patria Libre, en esta Nicaragua que todos amamos”.

“Invitemos a Dios a la mesa de Diálogo por esta Paz duradera. Hermanos, hermanas, estamos definitivamente bendecidos con ese espíritu formidable de fe, de familia, de comunidad, de trabajo, de armonía, de construcción, de paz y de victorias, bendecidos decíamos porque sabemos que es la mano de Dios manifestándose en nuestro país”, concluyó.