Inicio Nacionales

Compañera Rosario: No admitamos el odio, el rencor, el afán de venganza en nuestros corazones

96

La Vicepresidenta de la República, compañera Rosario Murillo hizo un llamado a que los nicaragüenses no admitamos el odio, el rencor, el afán de venganza en nuestros corazones, “no lo admitamos y no lo admitimos, porque como cristianos sabemos que tenemos que trabajar para afianzar la paz, el bien común desde el cariño, el amor al prójimo que es nuestro principio, nuestra enseña triunfal, el amor al prójimo”, subrayó.

Destacó que, el Gobierno está trabajando como cada día, “con la esperanza en alto, con la confianza en Dios, porque sabemos que vamos adelante, con amor, cariño, reconstruyendo la Patria que nos quería destruir, la paz que nos querían arrebatar instalando cariño, propiciando, reconciliación y sobre todo trabajando desde el afán cristiano de reunirnos más allá del odio, ese odio que quisieron sembrar entre nosotros”.

Agregó que precisamente ayer que el Comandante Daniel Ortega daba una entrevista a otro medio de comunicación, hablaba sobre la importancia del plan que está desarrollando nuestro gobierno para atender a las víctimas del terrorismo golpista “para quienes reclamamos justicia, justicia desde las instituciones en cargadas de garantizar justicia”.

Explicó que “no estamos hablando de venganza, no estamos hablando de odio, estamos hablando de justicia, y hablaba y señalaba el Comandante Daniel ayer, tal y como informábamos a medio día, que hay un plan especial que se empieza a desarrollar estos días para atender con especial cariño a todas aquellas familias que quieren recibir departe del Ministerio de Salud, de parte del Ministerio de la Familia, con esmero, con amor, a especialistas que puedan trabajar los traumas”.

Hizo énfasis de que, emocionalmente hay muchas familias y casi toda Nicaragua ha sido golpeada. Y el plan especial busca “restaurar el alma, la tranquilidad, el alma y sobre todo trabajar las emociones en tantas familias que fueron sacrificadas, que fueron violentadas, que perdieron viviendas, que fueron asaltados, que fueron secuestrados, que fueron torturados. Tantas familias que perdieron seres queridos, familias y amigos. A todos ellos darle esta atención social, sicológica que todos necesitamos en momentos de crisis, como también trabajar un plan especial para contribuir a la reparación, reparación hemos dicho ¡YA! Cuando decimos reparación es que se reconozca de parte de quienes han cometido crímenes de odio, el dolor que han causado a a las víctimas, que se reconozca toda la pérdida, la destrucción de medios de trabajo, de instituciones que servía y le sirven al pueblo y gracias a Dios le siguen sirviendo al pueblo en paz, en armonía, en búsqueda de porvenir, que se trabaje para reconocer y reparar a las víctimas”.

“Nosotros vamos a contribuir que esas familias que perdieron sus casas puedan repararlas, puedan restaurarlas, vamos a contribuir para que recuperen su modo de vida, ese modo de vida armonioso que hemos tenido en nuestra Nicaragua y que estamos recuperando. Que puedan recuperar sus viviendas y vivir con la tranquilidad y la seguridad que estamos todos juntos buscando como afianzar en nuestro país”.

Dijo que es un programa especial, para atender sicológicamente, si es que así lo desean familias que han sido victimizadas en nuestro país, “recordemos que lo que no se puede restaurar o reparar es la pérdida de seres queridos, eso no se puede, es imposible, podemos trabajar para consolarnos, para aliviarnos, para aceptarlo. Aceptar el proceso de duelo que debemos vivir, pero la vida no se repone. Trabajar el duelo, el dolor, la aflicción para poderlo superar, luego trabajar también acompañando a las personas que tuvieron serias pérdidas, sobre todo las pérdidas de sus viviendas en cada lugar.

Acompañarlas para restaurar su vida a la normalidad que todos queremos recuperar y que estamos recuperando en nuestro país, gracias a Dios, gracias a este proyecto cristiano, socialista y solidario y desde el que estamos reimpulsando la vida en Nicaragua, después de haber superado esos momentos críticos, dolorosos, esos momentos tenebrosos que vivimos todos y que gracias a Dios están dejándose atrás, gracias a Dios y al pueblo que es la voz de Dios y que manifiesta con sus expresiones la voluntad de Dios”.

La Compañera Rosario reiteró que se están haciendo infinitos esfuerzos para restaurar, recuperar la paz, “ y sobre todo que esa paz sea duradera atreves de procesos de reconciliación, de encuentro que no impliquen odio, que cese el odio en Nicaragua, que no haya afán de venganza en Nicaragua, que por el contrario, recuperemos todos los espacios para vivir juntos, porque aquí es donde nacimos y aquí es donde vivimos y aquí es donde trabajamos, y aquí es donde queremos aprender, emprender y prosperar para convivir, coexistir pacíficamente y que nuestra Nicaragua siga siendo como venía siendo todos los años anteriores, ejemplo de reconciliación, ejemplo de capacidad de convivencia, ejemplo de trabajo y paz”.