Compañera Rosario Murillo: Los revolucionarios estamos hechos para superar dificultades

Más Leídas

La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, destacó que estamos en una Nicaragua inspirada e inspiradora, una Nicaragua de confianza en Dios, de confianza en su palabra y en sus planes, una Nicaragua que trabaja y avanza, que construye reconciliación y paz, todos los días. Que fortalece, reconciliación y paz todos los días.

-Publicidad-

Según la dirigente, Nicaragua es un país “que alaba a Dios Nuestro señor aclamándolo con arpas como dice el Salmo 33.

Y precisamente, la compañera vicepresidenta se refería a que aquí estamos inspirados e inspirando, reflexionando sobre cómo nos sentimos de contentos los nicaragüenses cuando escuchábamos los mensajes del consejo Político del Alba durante el acto dedicado a Carlos Fonseca Amador.

“Escuchábamos al compañero canciller de Venezuela, al Canciller de Bolivia, Canciller de El Salvador, la extraordinaria intervención del hermano Ralph Gonsalves de San Vicente y las Granadinas, un hombre lleno de fe, un hombre lleno de fortaleza, un creyente católico, dijo él”.

La compañera recordó sus palabras: “Y dice: Los Creyentes, que somos todos, y que somos como una gran familia, católicos como yo, pentecostales, evangelistas, decimos juntos que es el día que Dios hizo y que nos alegremos de haber vivido un día más, y como creyentes damos gracias y somos siempre optimistas. Como creyentes sabemos que no es de gente de fe lamentarse, o recitar lamentos. Yo no soy hombre de lamentos”, dijo Ralph Gonsalves.

Rosario Murillo continuó citando del discurso del mandatario Gonsalves:

“Daniel tampoco es hombre de lamentaciones. Rosario no es una mujer de lamentaciones. Los creyentes somos optimistas, porque Dios y su compasión todos y todas la sentimos, mañana tras mañana recibimos su misericordia y todo lo que necesitamos nos llega de su mano, él nos lo ha brinda. Grande es su lealtad y ¡Grande es Su Fe!».

“Cualquier persona que llega a ustedes disfrazado de una ideología falsamente cristiana diciendo que lo que hay que hacer es lamentarse, más bien quieren que ustedes se pierdan. Cuando salí del hotel esta mañana vi la Alegría ¡y qué alegres están juntas las montañas de Nicaragua! Vi la catedral azul del cielo, y ahí, más arriba, el sol brillando sobre toda la gente. En el aniversario de la caída en combate del compañero Carlos Fonseca, el sol brillaba de manera radiante por las ideas brillantes de Carlos Fonseca en una manifestación espiritual dentro del Movimiento Sandinista, en los jóvenes, en el liderado por el Compañero Daniel”.

“Que yo sepa en las Calles de Managua no te pegan un tiro por tu color negro. Que yo sepa la Policía no te hostiga por ser Afrodescendiente, por ser Indígena, por ser Mestizo. En Nicaragua y en Venezuela no hay personas armadas que llegan a los Cines, a los bares o restaurantes, a los lugares donde se reúnen las Familias y empiezan a balearlos, a hacer matanzas, en las escuelas secundarias, en las universidades no tenemos esta situación que conocemos a través de los medios de comunicación”.

“En Nicaragua y en Venezuela en las Escuelas Secundarias y en las Universidades no tenemos situaciones en que llegan, les disparan y los matan por docenas. En Nicaragua y en Venezuela no hay más personas afrodescendientes en las cárceles que hubo incluso en la Época de la Esclavitud, y tampoco son Países que piden intervenciones militares que piden y organizan grupos en las Naciones Unidas y en la OEA para intervenir”.

“A pesar de todas las dificultades que enfrentamos tanto en América Latina como en el Caribe, hemos resuelto de manera espectacular las Relaciones Humanas entre los diferentes grupos étnicos. Somos Sociedades creolizadas. Como una Sinfonía, somos hijos e hijas de los Amerindios, de calinagos y de los garífunas, somos el Ritmo de África, somos la Melodía de Europa, somos las Cartas de Asia, y somos la Lírica Nativa de América Latina y el Caribe, y en esta Sinfonía metafórica, como en todas las Sinfonías, va a haber de vez en cuando disonancia, pero las Sinfonías superan las disonancias y luego vuelven a ser grandes Sinfonías. No se necesita ninguna intervención”.

“Ninguna injerencia, hermosísimas palabras de nuestro hermano Ralph Gonsalves”, comentó la Vicepresidenta de la República.

Rosario Murillo agregó que nosotros que apreciamos, que valoramos, que conocemos todo lo que su país (San Vicente y Las Granadinas), como Bolivia, como Venezuela ha hecho en los distintos espacios y foros internacionales para promover la paz, el entendimiento, la no injerencia y la no intervención en Nicaragua apreciamos cada palabra suya.

Continuó leyendo la Vicepresidenta del discurso de Gonsalves: “Aquí hay miles de personas, decía, celebrando esta noche, es una noche bella, tranquila, y gente civilizada se ha reunido para oír a su Líder democráticamente electo. ¿Nos parecemos a una turba desorganizada? Podemos decir incluso que la Estrella metafórica de Carlos Fonseca está en nosotros y nosotras, y eso que no hay ninguna estrella en el firmamento”.

“¡Fonseca brilla, así también los Sandinistas! Y hasta donde puedo ver no solo hay en el Corazón de los nicaragüenses la Estrella metafórica que mencioné; hay una Estrella y es la Estrella de ese Árbol Navideño que guió a los tres Reyes Magos, y nosotros como Comunidad Cristiana nos preparamos en esos días para celebrar el Nacimiento de Nuestro Dios y Salvador Jesucristo”.

“Me han dicho que hay aquellos que critican el Árbol Navideño y quieren arruinar también esta Estrella, porque dicen que, con los adornos, con los árboles, con las estrellas Daniel quiere transmitir la idea a la gente que todo está normal, entonces critican el Árbol, la estrella, el nacimiento; pero ni siquiera Daniel tiene el poder de cambiar el día de Navidad, así que vamos a la Navidad como una Familia Unida”.

Sigue la Vicepresidenta leyendo las palabras del Primer Ministro de San Vicente, hermano Ralph Gonsalves:

“Mucho más importante que el mármol en el Mausoleo es lo que está indeleblemente escrito y colocado en las mentes y corazones de los latinoamericanos y caribeños, quienes con su heroísmo y su gloria nos heredaron esta magnífica civilización”.

“Y a los jóvenes les digo solo el futuro es nuestro, no lo arruinemos, no hay ningún otro momento en que se puede arruinar el futuro, porque el presente ya es el pasado y el pasado es la gloria, el heroísmo y también los errores de nuestros antepasados. Y usamos la gloria y el heroísmo para darnos ánimo y nunca para arruinar el futuro, que, en todos los tiempos, lo que tenemos de verdad es el futuro”.

En este punto, la vicepresidenta comentó: “Y nuestro agradecimiento hermano y hermana al hermano Primer Ministro de San Vicente, que dice ser parte de la familia nicaragüense porque San Vicente y las Granadinas, hermanos de sangre, como familia garífuna”.

“Y nos habló de los garífunas que ‘…después que los británicos habían derrotado a la Resistencia Garífuna en San Vicente, los británicos, grandes números de supervivientes, tuvieron que exiliarse, fue genocidio- dijo él- y a estos exiliados los obligaron a salir y los enviaron a la Bahía de Honduras’”, recordó Rosario Murillo, y continuó citando del discurso de Gonsalves:

“San Vicente en aquel Tiempo se llamaba Youloumain, es el nombre que usaban los Calinagos y los Garífunas, y los enviaron a Roatán, porque los únicos animales que vivían en aquel tiempo en Roatán eran iguanas y garrobos; pero sobrevivieron y les fue bien y hoy sus descendientes siguen vivos en Belice, en Honduras, en Guatemala, en el Bronx de Nueva York, en California, pero también en la Costa Caribe de Nicaragua, y cada año hay Garífunas incluso aquí de Nicaragua que van a su querida Youloumain (San Vicente), y cuando llegan se ponen de rodillas y besan el suelo porque es su hogar espiritual.”

“Entonces, lo que ocurre en Nicaragua es cosa mía también y es cosa también de San Vicente y las Granadinas”.

“Cuanta hermandad, cuanta consideración incondicional, cuanta compresión de las realidades de nuestra Nicaragua”, resaltó la Compañera Rosario Murillo al leer las palabras de Ralph Gonsalves.

Dice, “le diré a mis amigos, mientras yo tenga aliento en mi cuerpo, y dijo que el Partido de Unidad Laborista tiene 18 años de estar en el poder, les diré a mis amigos que no intervengan en ninguna parte, que se abstengan de interferir, extiendan mejor la mano de una genuina amistad para ayudar, para reparar la herencia del subdesarrollo y del genocidio de los nativos, de la esclavitud africana y de la explotación monopólica, imperialista y capitalista, y más bien dedíquense a ayudar a las familias en Nicaragua”.

“Para los que están convencidos que un mundo mejor y una mejor manera de vivir en este mundo es posible, esta noche les ofrezco mi amor y lo mismo para mis amigos de los Estados Unidos. Envío mi mano de paz hacia ellos, en los Estados Unidos, con la esperanza de que aprieten mi mano que les extiendo. Porque yo como católico cuando voy a la Iglesia y el padre dice: Como señal de Paz dense la mano los unos a los otros, a la persona que está a la par suya, si yo le doy mi mano de Paz, Daniel, y usted toma mi mano recibe Paz, pero si usted no me da su mano, es porque no quiere la Paz. Pero usted me la da. Muchísimas gracias y que Dios los bendiga a todos y todas”.

Reconciliación y Paz

¡Qué lindas palabras!, exclamó la Compañera Rosario Murillo agregando que con esas manos de paz, nos damos la paz, por eso es que estamos construyendo precisamente consultando la propuesta de Política para la Reconciliación y la Paz, una Cultura de Reconciliación y Paz en Nicaragua, renovada y aplicada a estos nuevos tiempos de desafíos y retos que sabremos de la mano de Dios transcender, «porque los revolucionarios sestamos hechos para superar dificultades, no estamos hechos para la comodidad, no estamos hechos para sentarnos y apoltronarnos como decimos, en Nicaragua, estamos hechos para enfrentar los retos con valentía, con hidalguía, con nobleza porque los ideales y los valores de la revoluciones son ideales y valores nobles porque luchamos para el pueblo viva bien, porque luchamos para salir de la pobreza porque luchamos como cristiano, por amor y con amor, para que el reino de Dios sea aquí en la Tierra, donde merecemos como ser humano vivir con bienestar, vivir con sueños alcanzables, vivir con optimismo, donde todos los días merecemos también, fortalecer la fe, cosa que hacemos, porque trabajamos desde la fe y la esperanza como cristianos, como revolucionarios, como sandinistas como americano en el ALBA”.

“Trabajamos para afianzar amaneceres, tiempos nuevos, tiempos para que la esperanza se instale en todos los corazones y desde ese aliento, de ese ánimo vayamos avanzando, no importa el tamaño del desafío porque venceremos, eso es cierto, eso es profundamente cierto, venceremos porque tenemos alma, tenemos fe, porque sabemos vivir de acuerdo a los preceptos de nuestra fe cristiana, construyendo fraternidad, respeto, profundizando dignidad y reclamando que nos respetemos unos a otros como seres humanos especiales, dignos hijos de Dios”.

Agregó que es por eso “compañeros, compañeras, que cada día cuando nos levantamos damos gracias a Dios, le bendecimos, como decíamos ayer en el Salmo 31, porque Dios Jehová, es bendito porque ha hecha maravillas, porque ha hecho maravillosa su misericordia, porque oye nuestros ruego, oye nuestros clamores, y Dios sabe que este pueblo quiere trabajo y paz, aquellos que no entienden que este pueblo quiere trabajo y paz, bueno, son libres no entenderlo, pero el pueblo jamás va a perdonar que obstaculicen el derecho trabajar, el pueblo jamás va a perdonar que no vivan en sintonía con las mayorías que necesitan trabajar”.

“Hay quienes quizás no necesitan trabajar porque son acaudalados y tienen mucho, pero los que no tienen, lo que tienen y tienen derecho a vivir mejor, a prosperar, desde nuestros valores de familia, de comunidad desde nuestra fe, esos no van a perdonar a los no entiendan ni respetan al derecho esencial a la vida, al trabajo, a la alegría, a esa alegría que tenemos todos en el corazón, porque nos reconocemos como pueblo de Dios, la alegría a la prosperidad. Somos un pueblo bendito, siempre libre, aquí nos ilumina un sol que no declina, y un sol nos alumbra, ese sol alumbra las Nuevas Victorias”.

“Alertas
Síguenos en Google News

Cuentos de Don Otto

El garrote del loco | Lencho Catarran

El garrote del loco | Lencho Catarran

Nuestras Noticias