Inicio Nacionales

Compañera Rosario: La Paz es el único camino para asegurar lo que todos queremos para nuestra Nicaragua

187

Hoy es 20 de abril, queremos empezar con aquel lema, aquellas palabras de San Francisco de Asís. Paz y Bien. Paz y bien para todas las familias nicaragüenses, paz y bien. Paz y bienestar, paz para construir con el trabajo la prosperidad, tiempos todavía mejores. Paz, Paz, Paz, con palabras de nuestro gran Rubén.

Son trágicos y dolorosos estos momentos que atraviesa nuestra Nicaragua, donde algunos, los más pocos continúan su asonada egoísta, asediando el buen corazón de las mayorías, esas mayorías de nicaragüenses que queremos trabajar en Paz con tranquilidad, seguridad y derechos creando bienestar.

Trágicos y dolorosos estos momentos que la familia de nuestro hermano policía Hilton Rafael Manzanares, que hoy será ascendido póstumamente a Capitán de esa Policía Nacional que nos cuida a todos y cuyo trabajo como garantes de la seguridad ciudadana es reconocido en todas partes del mundo, esa nuestra Policía Nacional que estará esta tarde desarrollando un programa de reconocimiento al hermano Hilton Rafael Manzanares Alvarado y a toda su familia que va a estar presente, su esposa, su mamá, su hijito y a todos ellos nuestro abrazo, nuestro respeto, nuestro gran cariño, nuestra solidaridad.

A las familias de nuestros hermanos Richard Pavón Bermúdez, de Tipitapa, estudiante de 5to año y Darwin Manuel Urbina, trabajador del Distrito V de Managua, a todos ellos, fallecidos, asesinados por balas que atentan contra la vida de las y los nicaragüenses. Porque al atentar contra un hermano nicaragüense están atentando contra la vida de todos. A todos ellos, a sus familias, a sus amigos, el reconocimiento y el cariño de nuestro Comandante Daniel y de todos nosotros.

Trágicos y dolorosos momentos donde la cizaña intoxica algunos corazones y donde la ambición puede cegar, la ambición ciega. Son trágicos y dolorosos estos momentos para todo nuestro pueblo, para todo el país. Y la responsabilidad sobre estos crímenes de odio y sobre el ambiente y las aguas que han sido revueltas y enturbiadas, recaerá sobre aquellos que con alevosía agitan y alientan sin dar la cara, aquellos que desconocen el daño que hacen a Nicaragua y al pueblo nicaragüense.

Trágicos y dolorosos momentos que nos llaman a todos seguir actuando con responsabilidad y seriedad, a reflexionar y a valorar todo lo que hemos venido avanzando, todo lo que tenemos que seguir defendiendo, todo lo que debemos seguir construyendo porque estas tormentas y estos nubarrones creados, promovidos, financiados y diseñados en la pretensión de romper la paz y la armonía social, con toda seguridad pasarán. Porque la mayoría de nuestro pueblo quiere, queremos, trabajo y paz, trabajo, seguridad, Paz, trabajo, seguridad Paz, prosperidad.

Y vamos a defender ese derecho al trabajo, ese derecho a la paz con la fuerza del pueblo consciente, de los trabajadores, de los jóvenes, de las familias, de las instituciones, la fuerza de la justicia social y la fuerza de la razón que es corazón y que sabe apreciar y atesorar la paz.

El pueblo nicaragüense confía en el modelo de diálogo, trabajo y paz que hemos promovido y que seguimos concibiendo como la puerta al cambio de Nicaragua para bien y para mejorar la vida de todos.

Estos movimientos artificiales, propios de un pensamiento desconectado, desconsiderado y destructivo no va a desmovilizar la voluntad y el compromiso cristiano, socialista y solidario de este gobierno de todos y reafirma que la paz es el único camino para asegurar lo que todos queremos para nuestra Nicaragua.

El asedio a la paz no es la respuesta, el asedio a la tranquilidad de las familias, a la paz, no es la respuesta. Construir paz es difícil, pero es la clave y la llave para el futuro de Nicaragua.

Hoy tenemos que lamentar además que han resultado heridos una cantidad de hermanos policías en estos movimientos que garantizan el cuido a las instituciones y el cuido a las familias nicaragüenses.

Hoy tenemos que lamentar que el Capitán David García Baquedano, la Inspectora Luisa Flores Pérez, el Inspector Ronald David Murillo Cisneros, el Sub Inspector Lester Gaitán Robleto y también Sub Inspector Carlos Manuel García Quiroz, Luis Berrios Flores, Augusto César Medrano, la Sub Oficial Mayor Daysi Vílchez, el Sub Oficial Mayor Manuel Blanco, el Sub Oficial Francisco Alberto Zamora, el Policía Wilfredo López, el Policía Enoc Carrillo, el Policía Milton Medina, el Policía Jordan Olivares, el Policía Luis Navarro, el Policía Luis Felipe Henríquez, el Policía Reymar Moraga, el Policía Germán Ochoa Castro, la Policía Keynia Caballero Ríos, el Policía José López Amador, también Gerson García, también Rafael Oporta Salazar, también Luis Sánchez. También la hermana Yubelka Sevilla, el Policía Julio Marquez, la Policía hermana Flavia López y esta mañana también Damaris de Jesús Martínez Hernández, herida en las piernas con mortero en las afueras de la UNI.

Todos estos hermanos, estamos hablando de 28 policías lesionados. Por eso decimos que es un asedio a la Paz y a la Seguridad. Eso es lo que estamos viviendo, un asedio que muestra falta de corazón, falta de conciencia, un asedio que muestra precisamente lo poco que les importa Nicaragua y el pueblo nicaragüense, disfrazando esas motivaciones egoístas, manipulando a personas que tienen frente a sí el reto de asumir la vocación de paz y asumir los caminos de tranquilidad, seguridad y de lucha contra la pobreza que seguimos asumiendo juntos en nuestra Nicaragua.