Biografía de Rafael Gastón Pérez

Más Leídas

Rafael «Gastón»  Pérez fue un genial artista, amasado con el barro del pueblo y la levadura de la música, murió joven, poco se conoce de sus inicios,  lo que se sabe es que todas sus composiciones son una obra de arte, poesía y música,  canciones imperecederas, éxitos, triunfos, armonía del amor hecho canto.

Entre los datos imposibles de conocer fue el nombre de su padre, solo el apellido se logró saber: Mendoza, su progenitora, Doña Escolástica Pérez, lo formó y lo forjó en la vida. Desde los cinco años de edad ejecutaba la mandolina e integró un trio con su mama y su tía, dando conciertos entre la familia.

-Publicidad-

Aunque la trompeta fue el instrumento que llegó a dominar a la perfección, durante el transcurso de su vida ejecutó otros instrumento de una manera impecable: guitarra, marimba, la percusión, xilófono, piano, bajo y banyo.

Presentamos la biografía más completa escrita hasta hoy, apoyándonos en el escrito del historiador  Francisco Gutiérrez Barreto, quién investigo con fuentes primarias el andar de su vida repleta de anécdotas.

Biografía

Manuel Rafael Pérez nació en el barrio Los Ángeles, a cuadra y media al sur de la Iglesia El Calvario de la vieja Managua del Siglo anterior. Hoy esta dirección no existe, quedó invadida por la expansión desordenada del Mercado Oriental. Nació 22 de julio de 1915. Fue inscrito el 5 de agosto del mismo año.

Manuel fue hijo de la señora Escolástica Pérez, leonesa de nacimiento y costurera de profesión. Según relatos de descendientes vivos. Su padre de apellido Mendoza, los abandonó al nacer. Este hecho marcó su vida, al punto de rechazar cualquier relación con esta rama.

Cuidado por su madre, en medio de pobrezas, apenas tuvo formación académica, no obstante llegó a desarrollar bonita letra y correcta ortografía usada en poemas que acompañaría con música a lo largo de una vida. Una faceta interesante del maestro compositor es la de asistente de periodistas y publicidad, profesión desarrollada en La Nueva Prensa, 1938, para luego seguir con su sucesora. La Estrella de Nicaragua, cuando los nuevos propietarios, Adolfo Altamirano Brown, Gral. Carlos Pasos y Pedro Belli decidieron el cambio de nombre. Era el gerente y superior de Gastón el recordado periodista Don Gabry Rivas Novoa. También aprendió oficio de carpintero en la Mueblería Pérez, de sus familiares músicos, los hermanos Pérez.

Fue un hermano de su madre, uno de los hermanos Pérez, llamado Julio Pérez y profesor de música, quién le enseño a tocar instrumento musicales siendo el violín el primero, y dominado con tanta habilidad, que de niño, con tan sólo nueve años, ejecutaba proezas como tocar poniéndolo detrás de la nuca, sacando bellas y fieles tonalidades en piezas populares. Debo recalcar, el violín es el instrumento más difícil y complejo entre tantos en el diccionario del arte musical.

Para 1932, tenía control de la guitarra, mandolina, contrabajo e instrumentos de percusión, eventualmente del corno francés, saxofón, trombón, helicón o tuba, clarinete, más la marimba que lo llevaría a ser un maestro en el piano, acordeón y xilófono, luego la trompeta, cuyas tonalidades obtenidas con sanos pulmones lo llevarían al vértice de la fama. Gastón fue completo, creó música, redactó sus letras, cantó con singular estilo aunque de voz chica, bailó en sus shows, dominó instrumentos, afinó los mismos, hasta darles mantenimientos reparando fallas. Su vida y la música se confunden cuando dotado de genio particular pudo, aunque en forma desordenada, sacar, no el provecho que debió, pero si su pase a la inmortalidad.

Utilizó dos nombres artísticos, uno oficial y el otro popular. Desde niño por mani roto, resultó clasificado en el entorno familiar como “Gastón”, porque dilapidaba en tonterías cualquier centavo en su poder, característica que siempre le acompaño y también amiga de las malas situaciones económicas en que igualmente vivió. Por tanto, remarco, su nombre oficial: Rafael Gastón Pérez o simplemente Gastón Pérez, no viene de ningún santo católico, exceptuando el Rafael.

El otro: “Oreja de burro”, por haber nacido con el pabellón superior de cada oreja sin el enrosque normal, más bien planas, similares, usando la imaginación de los compañeritos de juegos en el barrio Los Ángeles del Calvario, donde creció.

Su buen carácter lo llevó, inclusive, a difundir del característico nombre. Nunca lo rechazó.

En la época comprendida entre 1932 y 1938 es cuando aprendió orquestación e instrumentación, así mismo dirección y todo al oído, autodidacta. En estos años, bajo la influencia de los hermanos Pérez, sus tíos, lo hizo. Puede igualmente existiese un segundo profesor e instructor ya que trabajó con la orquesta nacional Soto-Thumas y Mr Thumas prendido por su genio, funcionó de enseñador. Mr. Thumas, tuvo su propia manera de llamarlo a causa del efecto; “Oresony”, Ore por orejón y Sony de hijito, o sea, “hijito orejón”.

El 11 de diciembre de 1937, por YNPR, Radio Pilot, La Notica anuncia presentación del cantante Luis Ángel “Fiffe” López, “El Rey del Jazz”, en programa especial después de tournée artística por México, Guatemala, El Salvador y Honduras, cantando de su inspiración el blue Luna de amor, más el tengo Cadena de amor; Pizpirigaña, fox y popurrí de canciones con el fox El disco roto y blue, Desesperanza. Fiffe y Gastón, harían dupla musical y de amistad.

En la temporada de mar de 1937, en el balneario de Corinto en un sitio famoso y conocido como El Ranchón, donde nuestro personaje dirigía su propia agrupación. Gastón a los 22 años era ya director musical. Otro detalle sobresaliente es su participación en 1938 como entrenador en el histórico Gran Hotel. Presumo tocaba guitarra y cantaba. Allí, Gastón a través de años entretuvo fuese tocando piano, en grupos, cantando, o con su excepcional trompeta.

Las décadas del 30 y del 40 escribieron importantes páginas en su archivo artístico. Sabemos formó dúo de voces y guitarras con Luis Ángel “Feffi” López. Juntos viajaron a El Salvador. En esa nación hermana interpretó en la Orquesta Polio del maestro del mismo apellido, y quizás la más trascendental del momento dentro del área Centroamericana. También participó por largo tiempo en La Marimba Estudiantil de don Abraham Sánchez. Lo mismo hizo como músico y cantante en la Orquesta Centroamericana de Paco Fiallos, Marimba de los hermanos Barrios, la Black Cat de sus tíos Francisco “Chico” Pérez y hermanos, Julio Max Blanco, Satélites del Ritmo, en sociedad con Raúl Traña Ocampo y sus Platillos Voladores y Orquesta dela Guardia Nacional, cuando dirigida por Gilberto Vega Miranda.

Formó y dirigió muchos grupos musicales para entretener, incluyendo las nostálgicas tenidas del Jardín de las Rosas en las instalaciones de la compañía cervecera nacional, en los clubes Internacionales y Managua; y en las temporadas de mar en el Hotel Masachapa. Tan sólo una vez tuvo orquesta propia que llevó por nombre Los Compadres, formado espontáneamente a instancias de Don Salvador Cardenal Arguello, propietario de Radio Centauro,  a principios de la década del 60, eran Armando Morales Barillas,          Erwin Kruger y Rafael Gastón Pérez, ensayaron ese mismo día y grabaron varias canciones folclóricas entre ellas El Zopilote y donde Rafael Gastón lleva la tercera voz y guitarra. A decir de su viuda, decidió disolverla por discrepancia con los otros músicos, algunos compadres verdaderos. Dada su inclinación por la vida nocturna, acompañada de bohemia, alcohol y mujeres, trabajó en todos los cabarets de relevancia en los años cuarenta y cincuenta como el Cyros, Tropicana, Copacabana, Montecarlo y Casino Olímpico.

Fundó la Orquesta que amenizaba en el Casino Olimpico, lugar situado en el  viejo malecón de Managua y punto de reunión de la Bohemia en esa época. Más tarde se integró a la orquesta Copacabana y  el Montecarlo, cabarets que existieron en la vieja Managua, el primero dentro del lago de Managua y el segundo frente al Gran Hotel, hoy Centro Cultural Managua, donde funciona el Instituto Nicaragüense de Cultura.

Interpretó y cantó con cuanta orquesta existió en el país a manera de músico invitado, no de planta. Su falta de formalidad a causa de los excesos etílicos lo obligó a tal peregrinaje, Según comentan músicos de su época, que viven, no era muy confiable por los abusos, excesos con el licor. De todas formas, cuando anunciado, el público acudía con fidelidad tan solo para escuchar los solos de trompeta, que además de maestros alcanzaban cierta tonalidad constante, digna de embeleso. Recuerda en escrito publicado, el hombre de la radio y la animación Julio Cesar Sandoval, el gozo experimentado en el solo de Star Dust o Polvo de Estrellas; un toque predilecto del Orejitas de burro.

La década de 1950 consolidó su madurez artística. En ella alcanzó insospechados triunfos como compositor continental. Detalle curioso: primero escribía las letras, luego ponía la música que sólo el oía. Viajó por Centroamérica. Panamá, México, Colombia, Venezuela y Estados Unidos. En 1949-1950 actuando en Caracas para la Billo´s Caracas Boys, su cantante Miguel Briceño, le grabó la primera gran pieza, Noche en Diciembre, aunque en el disco aparece en vez de autor, las iniciales D.R., equivalente a Derechos Reservados. Quizás no pertenecía a la asociación de autores venezolanos o simplemente se hizo arreglos bajo la mesa con Billo Frómeta, el dueño y director de la agrupación.

Hay diversas anécdotas acerca de la primera grabación por Lucho Gatica y el trío chileno Los Peregrinos de su más conocida canción, el bolerazo  Sinceridad.

El tema fue interpretado por primera vez en el año 1945 por la Dama de la  canción Argentina Ruiz, después vinieron otras canciones: Infiel, Noche en diciembre, Maria Adelina, Romance, el centenario de Managua, platillo volador y otras.

Siguiendo con el tema Sinceridad, unos aseguran fue Pedro Vargas, que pasando por Nicaragua la incluyó en su repertorio y al cantarla en Panamá, Lucho la tomó. La misma historia se repite pero con la también cantante mexicana, Eva Garza. Lo cierto es, Gatica, un cantante en ebullición y con cierto nombre en algunos países de Sur América llegó con ella a La Habana, alcanzando de inmediato inesperada popularidad en la estación Radio Progreso para la que llegó contratado. Sucedió en 1955, en la misma época de su gran competidor, Alfredo Sadel. Fueron los artistas extranjeros del año, Lucho con Sinceridad de Rafael Gaston Perez  y Sadel cantando, Damisela encantadora de Ernesto Lecuona.

En Cuba grabaron Sinceridad, Orlando Vallejos y el trío de Luisito Plá, Orquesta Románticos de Cuba, y Bienvenido Granda, sospecho con el Conjunto Casino. En México, Los Tres Diamantes, la puertorriqueña de Nueva York Virginia López y otros tantos más. La peruana María Marta Sierra Lima la tiene incluida en disco titulado, Símbolo de amor. José Feliciano, también de Puerto Rico. Roberto Casas en su LP distinguido como, piano mágico en Centroamérica. Aquí en Nicaragua hay una versión del colombiano de hoy nicaragüense César Andrade, que es hermosa y otra por la brasilera Sadia Silú. La Camerata Bach, recientemente le ofreció en su último compacto de boleros nacionales. Hay versiones nacionales en guitarras y todo cantante importante, hombre o mujer, igualmente la ha registrado.

Como dato curioso el grupo Los Hermanos Rigual, originarios de Guantánamo y radicados en  México compusieron sus más famosas canciones, desde Corazón de melón, a La del vestido rojo y México, hasta que en 1961 llegó el éxito más conocido: Cuando calienta el sol, compuesto por Carlos y Mario Rigual con Carlos Alberto Martinoli y Rafael Gastón Pérez.

Ante este dato nació una polémica que se remonta a la década del 50, cuando los hermanos Rigual visitaron Nicaragua en una gira artística y conocieron al compositor Rafael Gastón Pérez, según René Tercero artista y amigo de Gastón Pérez, afirmaba que la canción la “Cuándo calienta el sol”, la compuso Gastón Pérez en el balneario de Masachapa, siendo su nombre original “ Cuándo calienta el sol en Masachapa”, allí nació este tema romántico que posteriormente fue cedido o vendido sus derechos a los Hermanos Rigual por el compositor debido a problemas económicos que padecía frecuentemente por la cantidad de cuatrocientos córdobas.

Actualmente la canción “Cuándo calienta el sol”, es una de las canciones más conocidas en el habla hispana y ha sido traducida a más de diez idiomas.

Y continuación los éxitos: Infiel, eres tú; María Adelina, dedicada a María Adelina Recalde, Reina de los Chicos de la Prensa, cuya versión con el Trío Monimbó incluye un solo de trompeta del mismo Gastón; Tu mirada, Silencio de amor, Romance, Dame un beso más, cantada por René Tercero; Catalina, una guaracha dedicada a doña Catalina, esposa de Moncho Bonilla; el  cha-cha-chá, Yo no creo en Gagarín, espectacular con la orquesta de Raúl Traña Ocampo e inolvidable en la versión de Los Solistas del Terraza, y unos cuantos más.

En Estados Unidos, en Nueva York, participó en una competencia por el mejor trompetista y ganó. Entre los premios obtuvo una reliquia de trompeta, de gran calidad, de plata, aunque me inclino por una aleación de este metal por motivos de sonoridad, de todas maneras, excepcional. Con ella siempre actuó en nuestro país y cazaba la atención por su hermosura y los toques de ella emanados. Esta joya existe, me temo fuera del país. También admiró por su versatilidad como compositor. Es dueño de boleros, sones de de toro, sones nica, Cha-cha-chás, corridos y unos cuantos géneros más.

En 1957, desposó a Blanca Isabel González Arguello de 15 años, su única esposa. Ella es natural de La Libertad en Chontales y prima del campeón Alexis Argüello. Primero lo hicieron por civil y luego por católico en la Iglesia del Calvario. Blanca Isabel vive en Ciudad Sandino, en la zona 6. Carece de grandes recursos económicos pero vive bien, con dignidad. Está casada de nuevo y tiene dos hijas del segundo matrimonio. De Gastón, como contra parte, engendró dos hijos varones, Rafael Gastón, el mayor, que vive en Estados Unidos y Manuel, residente en Managua. Ninguno es músico. Dejó una hija en Venezuela, anónima. También tiene oreja de burro un hermano de padre en Managua, de gran parecido físico, cuya identidad también es desconocida. Estuvo presente en la vela y entierro del maestro. Se identificó antes los dolientes.

Gastón falleció en Managua, sector de Altagracia, el 4 de febrero de 1962, en su modesta casa de habitación, localizada en la cuartería de la Colonia Mendoza, del Colegio Manuel Mongalo, media cuadra al sur, dos arriba. Lo velaron por el Calvario, en la casa de Abraham Sánchez, su gran amigo, protector y maestro de marimba, misma también de la Marimba Estudiantil. Lo enterraron al día siguiente, el 5. Está sepultado en el Cementerio General de Managua. Su lote de 2.5×1.20 metros está identificado como el No.44 del grupo 50, tercera clase, título No.1840. Los actos fúnebres aunque sencillos contaron con gran público de músicos, compositores y admiradores.

Murió de cirrosis hepática. La vida disipada entre música y extrema bohemia, le pasó recibo. Pasó por una larga agonía. La familia en deseos de mantenerlo con vida, siguieron instrucciones de su médico de cabecera Dr. Carlos Castillo Alemán, de suministrarle licor con bastante frecuencia hasta que maltratado hígado dijo basta. Según relata la viuda, su piel había adquirido un color verdusco, característica común entre aquellos severamente dañados. Lucía muy grande a causa de la protuberancia abdominal, además siempre fue un hombre robusto, de buena estatura y hasta gordito. Tenía tan solo 46 años.

De forma paradójica, en los primeros años del Gobierno Revolucionario Sandinista,  Rafael Gastón alcanzó los honores más grandes que artista haya recibido, exceptuando Rubén Darío. Efectivamente, a partir de 1982, a 20 año de la muerte de Gastón Pérez, nacieron los festivales de la canción romántica en su honor con el Sistema Sandinista de Televisión Canal 6,  eran fiestas colectivas con miles de asistentes y artistas nacionales, cantantes de gran calidad y  de todo el mundo, interpretando en escenarios de primera montados en varios locales como el Anfiteatro Tiscapa y luego en otros escenarios como el Teatro Nacional Rubén Darío y La Piñata. El nombre oficial del festival anual fue: Festival de la Canción Romántica Nicaragüense Rafael Gastón Pérez y duro hasta 1989.

En el año de 1990 hasta 2010, los festivales Rafael Gastón Pérez no se volvieron a organizar, con el Gobierno del Comandante Daniel Ortega en el 2011, el sistema nacional de televisión canal 6, vuelve a reactivarse como un canal cultural, deportivo recreativo y educativo y con el nuevamente el festival Rafael Gastón Pérez, representando una oportunidad para los artistas nacionales en dar a conocer sus composiciones y formarse una carrera artística, de esa manera Rafael Gastón Pérez nos deja un legado invaluable a la cultura nicaragüense.

Sinceridad

Composición de Rafael Gastón Pérez

Ven a mi vida con amor

Que no pienso nunca en nadie

Más que en ti.

Ven te lo ruego por favor,

Te adoraré.

Cómo me falta tu querer

Si un instante separado estoy de ti,

Ven te lo ruego por corazón

Que esperándote estoy

Sólo una vez, platicamos tú y yo

Y enamorados quedamos

Nunca creímos amarnos así,

Con tanta sinceridad

Pero no tardes mucho por favor

Que la vida es de minutos nada más

Y la esperanza de los dos

Es la sinceridad.

-Publicidad-

Nuestras Noticias