Inicio Internacionales

Arrestan en El Salvador a pastor que manejaba finanzas de la Mara Salvatrucha

911

El pastor evangélico salvadoreño Marvin Adaly Ramos Quintanilla fue detenido e identificado por la fiscalía de ese país como el cerebro financiero de una de las pandillas más peligrosas de El Salvador, la Mara Salvatrucha (MS-13), informó El Nuevo Diario, de Nicaragua. 

Ramos Quintanilla, de unos 35 años y quien es conocido por la pandilla criminal como “El Piwa”, formaba parte de la Red Nacional de Pastores y Líderes para el Desarrollo de El Salvador “Torre Fuerte”, que funcionaba como mampara para ingresar a centros penales y establecer contacto con los dirigentes de las bandas criminales que ya fueron sentenciados.

El arresto de Ramos Quintanilla se conoció mientras en Nicaragua las autoridades informaron este fin de semana que se reforzará la seguridad en las fronteras, ante “el crecimiento sin precedentes de movimientos migratorios en la región y en el mundo”.

MARVIN-RAMOS-QUINTANILLA-PASTOR-MS-770x438

“Hemos intensificado los controles operativos en los puestos fronterizos aéreos, terrestres y marítimos del país, previniendo la comisión de hechos delictivos, vinculados al crimen organizado, maras y pandillas”, detalló un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua, divulgado el sábado.

En El Salvador, Douglas Arquímedes Meléndez, fiscal general de ese país, dijo que la astucia del pastor Ramos Quintanilla lo llevó a comunicarse con medios de prensa escrita para publicar temas en beneficio de las pandillas, indicó END.

El pastor salvadoreño forma parte de los 53 detenidos que dirigían la estructura criminal MS-13, y las autoridades de ese país centroamericano han detenido a cinco de los ocho principales cabecillas de la MS-13, incluido a su financiero.

El jefe policial de El Salvador, Howard Cotto, dijo que hay una clara diferencia entre los cabecillas y los integrantes de las pandillas. Explicó que los primeros han sido muy celosos de guardar el secreto de la forma en la que viven, mientras que los últimos viven en lugares deplorables.