Inicio Jinotega

Adorador del dios baco se salva de ser decapitado por otro colega en Yalí

274
Compartir

Vivo de milagro quedó Santos Ali Torres, de 33 años, a quien Carlos Zeledón Pérez, de 22 años, casi le arranca la cabeza de un par de machetazos, en una cantina de la zona número uno, en Yalí, Jinotega.

Según otros pirucas, Carlos Zeledón entró a la cantina donde Santos estaba “empinando el codo”, y después de pegarle un par de botellazos, le lanzó dos machetazos a la cabeza, los que milagrosamente la víctima logró esquivar.

Testigos del hecho neutralizaron al salvaje de Carlos Zeledón Pérez, quien fue entregado a las autoridades policiales de la zona, para que sea procesado por intento de homicidio.

Por su parte, Santos Alí Torres, fue trasladado embebido en sangre al centro de salud de Yalí, donde refirió que desconoce las causas por la cual Carlos Zeledón quería decapitarlo.