Inicio Actualidad YA

A 44 años de la llegada de Santana Band… sigue siendo el mejor espectáculo musical que ha venido a Nicaragua

481

Hace cuarenta y cuatro años vino por primera y única vez a Nicaragua, Santana Band. Fue el miércoles tres de octubre de mil novecientos setenta y tres cuando llego a nuestro país acompañado entre otros músicos de nuestro compatriota José “Chepito” Areas.

Meses antes, el veintidós de diciembre de mil novecientos setenta y dos Managua había sido destruida por el terremoto que termino con la “Pequeña Paris” a como también se le conocía a Managua.

Carlos Humberto Santana Barragán mejor conocido como Carlos Santana, trajo consigo su propio avión fletado con todos los instrumentos musicales de la banda. También vino para la ocasión tan especial el mejor, el único e inconfundible cómico de habla hispana; Mario Moreno Cantinflas.

La presentación de Santana Band en el Estadio Nacional fue un espectáculo de primera, la rayería musical que Santana soltó bajo el fuerte aguacero que caía esa noche paso desapercibido para todos los que estábamos ahí presentes.

El sonido que Santana saco a su guitarra y que fuera escuchado por primera y única vez en vivo en Nicaragua, luego del terremoto parecía un sueño, pero no… era una realidad. Incendio, destrucción y muerte producto del fenómeno natural paso a segundo plano aunque fuera solo por esa noche.

Oye Como va, Caminos del Mal, Mujer de Magia Negra, Jingo, Se Acabó, entre otras de las tantas que ese día interpreto con su grupo y en donde el compatriota “Chepito” Areas, se lució abofeteando los cueros de las timbaletas y las congas.

El grupo que compartió escenario con Santana Band fue Soul Power (Poder Del Alma)

La lluvia que caía era fuerte y de repente cuando Santana Band se deja venir con Mujer de Magia Negra y posteriormente pega con Jingo, salen los primeros pitos (léase churros de marihuana de todo tamaño), y entre los presentes alguien pega un grito: ¡¡¡ Está cayendo neblina!!! Que neblina, ni que nada, era la humalera de los que grandes “bates” que se estaban quemando para apaciguar un poco el frío.

Todos los que estábamos en el terreno de juego (habíamos pagado veinte córdobas, la entrada más cara), nos bañamos debajo del agua y también nos bañamos de lodo…Todo mundo andaba mojado y enlodado pero “la mafafa” se conservaba sequita. Los cigarros –enrolados- encendían rápido y eso llego hasta el amanecer.

Algo que no queremos dejar pasar por alto es el momento en que el genial cómico mejicano, quien además fue el maestro de ceremonia de ese inolvidable concierto dijo: “A mí me habían dicho que los hippies, son unos cochinos, que no les gusta bañarse…pero ahora veo que no es cierto, porque ustedes me han demostrado que si se bañan”!!! Que tal, que clase de referencia la que tenía el gran CANTINFLAS de los peludos. (Hippies)

Pero además el cómico mejicano dijo otra cosa que fue la siguiente: ”Me parece que estoy viendo muchas lucecitas encendidas y lo raro de todo esto es que no se apagan, y cada vez que brillan pareciera como que alguien la estuviera jalando, ese espectáculo nunca lo había visto debajo de un fuerte aguacero”!!! Esa noche Mario Moreno Cantinflas, estuvo genial. (Como siempre)

Un espectáculo nunca visto en Nicaragua…hace 44 años… cómo pasa el tiempo.