Nueva Segovia

126

De dos disparos en la cabeza fue liquidado el delincuente Iris Joel Aguilar, de 21 años de edad, por desconocidos que lo interceptaron en el sector del Guapinolón, en el municipio de Murra, departamento de Nueva Segovia.

Según los lugareños, el crimen fue cometido por dos montados quienes al encontrarse con un campesino, le gritaron “Ahí dejamos a uno muerto, vaya mírelo y llame a la Policía porque ese ya no volverá a robar”

La policía informó que Iris Joel Aguilar era originario de la comunidad San Pablo, y al momento de ser aniquilado, llevaba robado un macho.

Aguilar tenía dos meses de haber salido de cumplir condena del Sistema Penitenciario de Estelí, por el delito de abigeato, y tenía antecedente por quebrantamiento de pena por haber huido de las cárceles preventivas de Ocotal.

Y es que apenas salió de la cárcel, Aguilar volvió a delinquir, pues hace dos semanas se robó 21 reses en la zona de Chachagua, Wiwilí, Nueva Segovia, por lo que se cree era seguido, ya que los que le quitaron la vida, además le cortaron la mano derecha y se la llevaron como trofeo.

136

A la delegación policial de Madriz, se presentó Luz Marina Ponce Vásquez, con un grupo de familiares, para afirmar que los restos de una mujer encontrados la semana pasada en el fondo de un guindo de la comunidad San Diego, de Totogalpa, son los de su hermana Marta de Jesús Guillen Vásquez, de 40 años de edad.

Las autoridades informaron que cuando encontraron los restos también se halló una falda estampada color verde, un suéter celeste, un traje de baño estampado con flores y una cartera de mujer color verde, que fueron reconocidos por la familia doliente.

Doña Luz Marina Ponce Vásquez, expresó que su hermana padecía de retardo mental y desapareció de su casa en la comarca Santa Eloísa, en Ocotal, de Nueva Segovia, desde hace un año y medio.

De acuerdo a la valoración del médico forense Jorge Calderón, quien examino los restos, la muerte de la mujer ocurrió hace un tiempo similar al que cuando Marta Guillén desapareció.

Hasta ahora se descarta mano criminal en la muerte de Marta de Jesús Vásquez Guillen, cuyos restos fueron retirados del instituto de medicina legal, en Managua.